Especial de Invierno en el País de las Maravillas de Faith

Especial de Invierno en el País de las Maravillas de Faith: Imaginación al poder

Especial de Invierno en el País de las Maravillas de Faith¡Todas las chicas rubias me siguen cuando atravieso un portal mágico!

 

Vale, igual llegamos un poco tarde para esta reseña, con las Navidades ya en el retrovisor y el Corte Inglés anunciando ya sus segundas rebajas, pero no podíamos dejar pasar el cómic que sirve de epílogo a la maravillosa colección de Faith mientras esperamos a que Valiant / Medusa nos sorprendan con algún anuncio que nos confirme la presencia del personaje en los cómics que sigan a Harbinger Wars 2. Faith es, hoy por hoy, uno de los cómics que mejor han sabido trasladar a la viñeta los discursos de inclusión y diversidad que otras muchas editoriales han tratado de plasmar por cuestiones de moda y que Marguerite Sauvage ha logrado hacer que suenen verdaderamente naturales y orgánicos. Es, por tanto, una colección necesaria en un mundo que se pierde en las consignas y olvida el mensaje de fondo.

 

Porque hay mucha paja y muy poco grano en los tebeos actuales. Para normalizar el movimiento LGTB no me vale con hacer que Jean Grey descubra, de pronto, que el Hombre de Hielo del pasado es gay (y que, mágicamente el del presente se vuelva homosexual de golpe) y sí que, en Jóvenes Vengadores, Prodigio nos descubra lo inútil de pensar en términos de género cuando tu poder (que es lo mismo que decir que lo que hay dentro de ti si quitamos la pátina de fantasía de los cómics) te permite disfrutar desde ambos lados del tablero hasta que dejas de ver esos “lados”. De igual modo, feminismo no es coger a un grupo de mujeres y hacer que todo les salga bien siempre (como ocurrió en la nefasta Ocean’s Eight), sino plantarnos a na mujer real, con problemas reales, enfrentándose a ellos y siendo derrotada y levantándose para volver a intentarlo cada una de las veces. Es, por poner otro ejemplo de la Casa de las Ideas, lo que hizo de Spiderman uno de los héroes más queridos de los lectores de medio mundo y lo que hace que Faith sea uno de los personajes más cercanos a los lectores y lectoras que se acercan a su colección.

 

¡Basta de sueños! ¡Basta de soñadores!

 

Sauvage se lleva a Faith al País de las Maravillas para rescatar a una Alicia que ha dejado de creer en los sueños y la magia tras ser engullida por el torrente imparable de la sociedad de consumo. El Especial de Invierno en el País de las Maravillas es, a día de hoy, el número de Faith en el que más ‘consignas’ vierte la autora, pero lo cierto es que el momento (las Navidades y todo lo que las rodea antes y después) lo merece. La guionista se posiciona no sólo contra el excesivo consumismo de estas fechas, sino contra las retrógradas ideas de juguetes para niños y para niñas, contra la manipulación de los gustos y los deseos de jóvenes y adultos con fines puramente comerciales y, sobre todo, contra el asesinato lento pero constante de la mayor fuente de energía de nuestro planeta: la imaginación.

 

Especial de Invierno en el País de las Maravillas de Faith

Especial de Invierno en el País de las Maravillas de Faith

 

En su conjunto, este número funciona como un amable especial y un epílogo (como decíamos) de la colección principal de la heroína. Se lee rápido y se disfruta fácilmente. Lo que cuenta realmente es el mensaje global que nos deja no sólo esta entrega, sino toda una serie en su conjunto que ha sabido barrer el piso de toda la morralla propagandística para centrarse en lo que de verdad importa, que son las personas reales, más allá de clichés y mensajes vacíos. Las grandes editoriales podrían aprender mucho de lo que se está haciendo aquí (de hecho DC ya se ha fijado en la autora y la incluye en su exitosa, fuera de España, colección de Bombshells) para dejarse de series pretendidamente modernas e inclusivas, pero aburridas y vacías de contenido real y de mensajes de calado.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados