Divinity III

Divinity III: Bienvenidos al Stalinverso

Divinity III: StalinversoLlegamos a la consecución de un sueño. O de una pesadilla. Todo depende de a quién se lo preguntemos. Divinity III: Stalinverso lleva un paso más allá la amenaza que se vislumbraba en Divinity II: La reestructuración de la historia para que la URSS se convirtiese en la única potencia del mundo, poniendo el universo Valiant patas arriba. Dicho y hecho.

 

Ante tal premisa cabe una anotación previa. Desde su concepción, tanto Divinity como Divinity II podían leerse de forma independiente. Ambas funcionaban de forma autónoma, tanto en lo concerniente al universo Valiant en general, como entre sí. Uno podía adentrarse en Divinity II sin miedo a padecer de descontextualzación o de lagunas en la historia. No se puede decir lo mismo, sin embargo, de Divinity III. Esta parte como respuesta directa a lo acontecido en la miniserie anterior, explorando las hipotéticas consecuencias de aquella. La escala de la propia historia es mucho mayor, con lo que inevitablemente tiene que tocar a otros personajes del entorno Valiant. Por suerte para los neófitos, estamos en una «realidad alternativa», el conocimietno de la historia previa de estos nuevos actores en el entorno de Divinity tampoco se hace necesaria. En este sentido, la obra es capaz de mantener cierta autonomía (siempre hay detalles que se nos van a escapar o relaciones que no vamos a comprender del todo si no hemos seguido las andanzas del resto de personajes, pero esto sucede hasta en las mejores familias).

 

A la «exigencia» editorial de hacer de esta miniserie un evento que aglutinara a algunos de los primeros espadas de la compañía sí se le puede (y debe) reprochar el precio a pagar, pues a fin de encajar unas cosas con otras, la historia ha caído en algunas incongruencias respecto a lo establecido por Divinity II. En favor de la explotación comercial de las versiones soviéticas de sus personajes, han forzado la reescritura de algunos conceptos y han potenciado la vertiente heroica del relato, dejando en un segundo plano el componente sci-fi.

 

Aún así, se trata de una lectura muy atractiva. Matt Kindt, conciso y eficiente en su narrativa, conoce bien el funcionamiento de este tipo de eventos y explota sus posibilidades, logrando una historia con mucho ritmo y momentos de gran emoción. El blockbuster de Valiant no tiene nada que envidiar al de las grandes compañías del género superheroico.

 

Vidas paralelas

 

Divinity III: Héroes del glorioso StalinversoCoincidiendo con la salida del tercer ¿y último? arco de Divinity, Medusa Cómics recopila en un volumen titulado Héroes del glorioso Stalinverso las historias individuales de los personajes de la editorial que tienen cierto peso en la historia principal. Cuatro historias que si bien no resultan imprescindibles para disfrutar de Divinity III: Stalinverso, sí que suponen un complemento ideal para explorar en profundidad la realidad planteada por Matt Kindt en aquella. Además, estas historias sobre X-O Manowar, Bloodshot y compañía vienen acompañadas de los orígenes de algunos de las componentes de la Brigada Roja, una agrupación perteneciente a las fuerzas de Stalinverso, dándole un valor añadido a este tomo aún cuando los personajes principales de la editorial puedan no sernos de interés.

 

¡Y qué autores! Desde el propio Matt Kindt, pasando por guionistas de la talla de Jeff Lemire o dibujantes como Juan José Rip o Cafu (de quien poco a poco van llegando a España sus trabajos en Valiant). Evidentemente, la adquisición de este Héroes del glorioso Stalinverso de manera independiente no es la mejor de las ideas, pero aporta mucha calidad y profundidad a Divinity III.

 

Este tomo incluye:

Divinity III. Komandante Bloodshot, de Jeff Lemire y Clayton Crain
Divinity III. Aric, Hijo de la Revolución, de Joe Harris escribe y Cafu
Divinity III: Shadowman y la Batalla de Nuevo Stalingrado, de Scott Byron Wilson y Robert Gill
Divinity III: Huída del Gulag 396, de Elliot Rahal y Francis Portela

 

Para gustos los colores, pero si nos preguntáis, nosotros nos quedamos con la historia de Bloodshot, muy en la línea de lo que Lemire viene haciendo en su serie regular.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados