Inhumanos: Familia Real #44 (#7)

Inhumanos. Familia Real #44 (#7): Clases de teología Marvel

Inhumanos: Familia Real #44 (#7)Quizá hemos malgastado un viaje

 

Una de las (bastantes) cosas que me gustan de Al Ewing es que es un tipo que no teme correr riesgos. Su formación de los Poderosos Vengadores partía con tan sólo Luke Cage como cabeza de cartel, pero fue ganando tanta fuerza que luego no había quién le moviera de ahí, con o sin el héroe de Harlem en la formación. Ya en el Nuevo y Diferente Universo Marvel que emergió de las Secret Wars, ha estado guionizando la nueva etapa de los Ultimates, convertidos esta vez en un equipo nacido para atajar las amenazas antes de que éstas se produzcan. En esta ocasión, sus pesos pesados eran la Capitana Marvel y Pantera Negra, pero poco parecía que se fuese a rascar de dicha colección y, sin embargo, esa misma trama fue la que se convirtió en el esqueleto de la Segunda Guerra Civil Superheroica. Más aún, en otoño de este año llegará a España la nueva colección de Pantera Negra, convertido ahora, merced a sus viajes por el espacio, en el rey de un imperio intergaláctico.

 

Es por ello que hay que tener muy en cuenta lo que Ewing nos está proponiendo en esta colección. Inhumanos: Familia Real puede parecer un Perdidos en el Espacio 2.0, pero de momento ya nos ha dejado con el germen del retorno de los kree gracias al restablecimiento de la Mente Maestra y ahora nos lleva a los confines del universo para conocer a los creadores de los creadores, a los responsables de la existencia de los propios kree: a los Progenitores. Esta raza de seres a medio camino hacia lo divino van a protagonizar los próximos números de la colección, pero si nos fijamos en lo que está pasando en otras series (como en los Guardianes de la Galaxia de Gerry Duggan) nos daremos cuenta de que algo mucho mayor se está cociendo en la rama interestelar de la Casa de las Ideas… y de nuevo Ewing vuelve a tener vela en este entierro.

 

… Estamos en casa

 

Desde el primer número de su etapa, el guionista nos ha ido contando dos historias en paralelo. Una en el presente y otra en un lejano y (en apariencia) apocalíptico futuro. Poco a poco hemos ido descubriendo algunos de los misterios de este segundo y críptico relato y, conforme nos acercamos a la resolución de esta primera gran saga, más detalles nos van siendo revelados. El que nos explota en la cara este mes nos habla de uno de los neohumanos que más han ido evolucionando desde los tiempos de Charles Soule. Hablamos de Flint, un chaval que veía morir a su familia adoptiva junto con todo su pueblo a causa de las nieblas terrígenas y que, más tarde, se descubriría como el heredero de una secreta y poderosa comunidad de inhumanos en lo más recóndito de la selva. Ahora, todo parece indicar que a nuestro amigo le toca dar un salto evolutivo para convertirse en algo más que en un inhumano que mueve piedras. ¿Será él el que no vuelve de este viaje? ¿En qué consistirán los nuevos poderes que está desarrollando? Lo único cierto es que el autor nos tiene a todos en ascuas.

 

Inhumanos: Familia Real #44 (#7)

Inhumanos: Familia Real #44 (#7)

 

Y todo esto lo logra a base de jugársela. Mezclando a Medusa con Gorgón a modo de juguetes rotos del a veces cruel universo Marvel, guardándose la carta de Maximus, siempre a un paso de demostrar que ha sido mala idea no cortarle la cabeza tras pasar los primeros diez planetas y metiendo en la ecuación a los Progenitores como un elemento más dentro del rico panteón marvelita y creando nuevos relatos y nuevas bases sobre las que construir el futuro de esta raza de humanos modificados. Familia Real no será un Patrulla-X o un Vengadores, pero está escribiendo una parte importante de la historia tras bambalinas de la Casa de las Ideas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados