La Batalla del Átomo

La Batalla del Átomo #1-5: Pasado, presente y futuro

La Nueva Patrulla-X #8 (Batalla del Átomo #1-2)

Tras pasar algunos años a la sombra de Los Vengadores debido, en gran medida, al rotundo éxito de la franquicia en el cine, en los últimos tiempos hemos asistido a un resurgir mutante también gracias al cine y a eventos como VvX que, más allá de cualidades y defectos, han sabido reconfigurar el statu quo del homo superior dentro del universo Marvel y ha atraído a nuevos lectores que tienen una extensísima variedad de colecciones entre las que elegir. Cuatro de ellas: La Nueva Patrulla-X, X-Men, La Imposible Patrulla-X y Lobezno y la Patrulla-X, se conectan ahora entre sí en el primer gran crossover mutante de los últimos años, La batalla del átomo. Un evento que además de aprovechar el tirón publicitario del nuevo film de Brian Singer, sirve de homenaje para celebrar los 50 años de la colección.

 

Esta doble intención sirve, antes de entrar en materia, para aventurar dos conclusiones: las consecuencias no serán tan dramáticas como se viene anunciando por parte de la editorial, y Días del futuro pasado (el mítico arco argumental de John Byrne en el que se basa la futura película) estará, de una u otra forma, muy presente en la saga.

 

La lectura de la primera parte del crossover (constará de un total de 10 entregas) deja entrever que quienes piensen que la vida seguirá igual puede que no anden muy desencaminados y corrobora las corazonadas respecto a la clásica saga. Y es que, aunque hay que dejar muy claro que Días del futuro pasado y La batalla del átomo son historias completamente diferentes y no existe relación argumental entre ellas, si es cierto que el equipo de guionistas de este evento con Brian Michael Bendis a la cabeza no han podido resistirse a evocar la vieja historia. Ya sea por la vuelta de tuerca al concepto original que supone traer a la Patrulla-X de visita al pasado, porque la propia Kitty Pryde esté al frente de la misma y vista un uniforme muy similar, o por las comparaciones y alusiones de Rachel Grey respecto a su propia historia (ella proviene precisamente de la línea temporal de Días del futuro pasado), hacen que la obra de Claremont y Byrne esté más viva que nunca.

 

Si a todo esto unimos el retorcido sentido del humor de guionistas y editores al integrar en la futura Patrulla-X a Xorn (el asesino de Jean Grey) y a un Masacre más comedido de lo habitual, es imposible que haya alguien, iniciados o no iniciados en la franquicia, que no devore estos primeros números con avidez.

 

La Nueva Patrulla-X #8

 

Para hacer más fácil el seguimiento del evento, Panini ha tenido a bien marcar en la portada de cada grapa el orden de lectura. De tal manera que esta primera parte de la saga comenzaría en La Nueva Patrulla-X (capítulos 1 y 2), siguiendo en X-Men (capítulo 3), La Imposible Patrulla-X (capítulo 4) y finalizaría en Lobezno y la Patrulla-X (capítulo 5).

 

Los capítulos 1 y 2 son Bendis en estado puro. Las presentaciones no tienen ni deben porque lastrar la acción y el desarrollo de los acontecimientos, así el reparto de tortas no se hace esperar y los primeros misterios (como quien se esconde bajo la máscara de Xorn) tampoco, aunque solo para dar lugar a nuevos interrogantes. Uno de ellos parece que lo resolverá Brian Wood en su colección (X-Men), pero tras una primera página en la que empieza a desenvolver el caramelo, va y se lo come él mismo.

 

A priori, este tercer capítulo puede resultar el más insustancial de todos, los grandes giros en los acontecimientos y las batallas más impactantes tienen lugar en el resto de colecciones, por lo que Wood se preocupa que ahondar en algunos de los protagonistas y en sus decisiones, perfilando las distintas facciones que impulsarán el devenir de la historia. Así, por ejemplo (y para no perder de vista los últimos hechos de su serie), deja que Rachel Grey exprese su estado de ánimo y diferencias con Ororo, o muestra a unos inexpertos Scott y Jean unidos contra el mundo.

 

Lobezno y La Patrulla-X #19 (Batalla del Átomo #5)En La Imposible Patrulla-X #19 comienza, de esa manera que tanto gusta en Marvel de tensiones que estallan y personajes de puñetazo (o rayo óptico) fácil, la batalla campal por el pasado, el presente y el futuro de los mutantes y del mundo en general. A la vez, y dado que en su actual condición de hospedadora de una dimensión al completo en su interior no está la chica para muchas fiestas, Magik decide investigar por su cuenta quiénes son estos mutantes futuristas y cuáles son sus intenciones: se prepara el giro argumental que cerrará la primera mitad de la saga en Lobezno y la Patrulla-X #19.

 

Mientras, cabría reflexionar que a la vista de lo desastrosos que han resultado los viajes temporales de La Era de Ultrón (cuyas consecuencias estamos viviendo en Los Nuevos Vengadores y en Infinito) los mutantes, quizás, deberían haber comenzado a tomarse un poco más en serio el tejido del continuo espacio-tiempo: una sugerencia amistosa, vamos.

 

Reflexiones aparte, los capítulos cuatro y cinco vuelven a poner en evidencia el hecho de que Michael Bendis está decidido a otorgarle a Jean Grey el protagonismo y el carisma que nunca llegó a tener en sus anteriores «encarnaciones». Su enfrentamiento con Xorn demuestra que, si bien está verde, Grey es una alumna con una enorme capacidad para el aprendizaje y muy pronto no necesitará del apoyo de los «mayores» para liderar a su propia Patrulla-X. Aquí o en el espacio exterior.

 

Jason Aaron es el encargado de orquestar la encrucijada que supone el número central del evento. Y nadie mejor para ello. El guionista de Lobezno y la Patrulla-X no tiene más que hacer una breve (pero intensa) referencia al número #16 de su colección para que los lectores enarquen la ceja y piensen «¡Un momento…!». Titulamos a la reseña de ese número ‘Recompensa para los creyentes’. Bien podría haberse llamado ‘Visiones de un Futuro Pasado’; el de Alabama (alejado del foco mediático en que se han convertido las dos series de Bendis) ha tenido tiempo en su cabecera para sembrar semillas que afectan no sólo a sus propios personajes, sino a toda la gran familia mutante.

 

Para el final de La Batalla del Átomo tendremos que esperar al mes que viene. Como ya hemos adelantado, las consecuencias de todo este evento estarán supeditadas a las historias que tienen aún que desarrollar los guionistas de estas cuatro colecciones (así que olvidaos de grandes desenlaces), pero de momento, como aventura «muti» y como homenaje a los grandes autores del pasado, este crossover pone de manifiesto la buena salud del universo de los homo superior.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados