Isabelle Huppert

San Sebastián 2016: ‘Nocturama’, ‘No soy Madame Bovary’, ‘My Life As a Courgette’, ‘Elle’ y ‘La fiesta de las salchichas’

Continúa el Festival con una muy discutida Sección Oficial, la maravillosa sección Perlas, una gamberrada de animación que desentona por completo con el resto de proyecciones y alguna que otra sorpresa. Tras abandonar la sala en la que se proyectaba Colossal –hecho que no merece más explicaciones–, me dispongo a continuar comentando la desorbitada cantidad de cine que devoro estos días. El festival avanza y películas de todos los géneros (y especies) imaginables pasan cada jornada por las diferentes salas que acogen el certamen.

 

Nocturama de Bertrand Bonello

Narra la historia de un grupo de jóvenes que tras provocar una oleada de atentados en cadena en París se refugian en un centro comercial creyendo que es la única manera que tendrán de escapar de la justicia. En su primer acto, la película recuerda considerablemente a Elephant de Gus Van Sant al tratar una temática similar y utilizar los mismos planos y trucos de montaje, pero en su segunda parte adquiere una fantástica personalidad y se convierte en una inteligentísima comedia negra de personajes, con una grandiosa secuencia musical al ritmo de una versión de Shirley Bassey de My Way. Por lo que se ha podido ver, está siendo una de las películas más polémicas del festival, está dividiendo de manera importante a público y prensa, yo personalmente me considero admirador de la obra.

 

Nocturama

 

Yo no soy Madame Bovary de Feng Xiaogang

Compitiendo en la Sección Oficial Yo no soy Madame Bovary es una comedia dramática acerca de una mujer que busca la justicia por su cuenta al sentirse desamparada por los tribunales y cuerpos oficiales chinos. El planteamiento de la película es muy interesante y la manera de estar rodada más aún (el encuadre es redondo), el problema es su excesiva duración, supera las dos horas, y acaba resultando pesadísima (especialmente su innecesario epílogo). Pese a eso y a nivel general es una más que decente película, aunque la organización del Festival no tuvo en cuenta la limitada visibilidad que ofrecía su formato y el pase de prensa fue en una pantalla demasiado pequeña.

 

Yo no soy Madame Bovary

 

My Life As a Courgette de Claude Barras

Suiza sorprendió al enviar por primera vez a los Oscar una película de animación llamada My Life as a Courgette. Realizada con la técnica stop motion, nos cuenta la historia de Courgette, un niño que tras quedarse huérfano ingresa en un hospicio donde mantedrá una intensa relación con sus compañeros y tutores, a la vez que descubre la sexualidad o el primer amor. Una preciosa fábula, una película sin nada reprochable; es humilde y sincera, y visualmente toda una gozada (uso del color, escenografía, animación…). La cinta hará sonreír a los niños y estremecerá a los adultos por su mensaje y carga emocional.

 

My Life As a Courgette

 

Elle de Paul Verhoeven

El polifacético Paul Verhoeven (Robocop y Desafío Total) vuelve tras la maravillosa, polémica y sensual, Instinto básico, al thriller erótico con Elle, la historia de una mujer que tras ser violada comienza a mantener una relación ‘gato-ratón’ con su agresor, al no darle la importancia necesaria a tal traumático acontecimiento. De lo que llevamos de festival, es la película que más he disfrutado: Verhoeven firma una cinta llena de capas y lecturas, misteriosa y  laberíntica. No hay un solo gesto, frase, acontecimiento o personaje gratuito, presenta un admirable equilibrio entre todas sus partes y esto es gracias al excelente trabajo de dirección, que debería ser reconocida en los premios venideros. La admirable Isabelle Huppert interpreta una excelente Michell, personaje tan desequilibrado y bipolar, como astuto, frívolo y calculador. En conclusión: una obra de una inteligencia superior, rodada de una manera mesuradamente caótica. Espléndida, ojalá tenga suerte en la temporada de galardones.

 

Isabelle Huppert

 

La fiesta de las salchichas de Conrad Vernon y Greg Tiernan

Sony Pictures estrena en octubre la irreverente y genial La fiesta de las salchichas, comedia de animación digital para adultos que narra las paranoias existencialistas de un grupo de alimentos que viven en un supermercado esperando ser comprados, creyendo que ese será su encuentro con Dios, hasta que descubren que su única función en el mundo es servir de alimento a los seres humanos. Aunque la premisa pueda resultar una absurdez, el concepto de la película es de una inteligencia única y pese a estar compuesta por gags zafios, rudos e incluso insultantes, La fiesta de las salchichas es una gran comedia que recuerda a South Park: Más grande, más largo y sin cortes y al musical The book of Mormon, de los mismos creadores; probablemente no sea una película para el público festivalero, no hablan en un idioma autóctono africano y no es en blanco y negro, pero es un soplo de aire fresco dentro de la intensa programación que ofrece el certamen y, por encima de todo, ofrece elevadísimas dosis de diversión.

 

La fiesta de las salchichas

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados