Joseph Gordon-Levitt: «Es aburrido hacer de un santo o un villano, lo interesante es actuar al ser humano»

Por la actualidad del momento, y después por el documental Citizenfour, descubrimos quién era Edward Snowden. Lo que nos faltaba era conocer su parte más humana, conocer la personalidad de ese héroe que se enfrentó a las políticas de Estados Unidos revelando los secretos de la Agencia de Seguridad Nacional. Oliver Stone nos lo ha facilitado. Para ello, contó con dos actores del momento: Joseph Gordon-Levitt y Shailene Woodley, para hacer del ex analista y de su pareja, Lindsay Mills. Esto fue lo que contaron en su paso por el festival de San Sebastián.

 

snowden1

 

Pregunta: Joseph, ¿cómo conseguiste la voz de Snowden? Porque es muy particular y está muy presente en la cinta. ¿Fue difícil mantener el personaje? Igual que en otras ocasiones cuando has tenido que poner voz, como a Phillip Petit en El desafío. Igual que para Lindsay.
Joseph Gordon-Levitt: Bueno, para mí una de las primeras cosas que siempre hago cuando voy a interpretar un personaje es cómo va a hablar. Y por supuesto, cuando interpretas a alguien real, intentas fijarte en esa manera que tiene para hablar. Y para mí no está tan separado de quién es, o de las preguntas que le harías, o de su apariencia exterior. O emociones. Para mí están muy conectadas. Teniendo la voz correcta, y como anda y habla, o su comportamiento en la superficie, está muy conectado a quién es por dentro. Pasando tiempo escuchándole, consigues interiorizar la voz a la vez. Y ahí piensas quién fue por qué hizo lo que hizo, y es también parte del proceso de investigación para mí.

Shailene Woodley: Creo que Lindsay toma una parte muy bonita en la historia rueda y descubrí información sobre ella. Ella es muy fuerte desde su posición, y la admiro en ese sentido. Haciendo esta película, no tuve la oportunidad de conocerla. Pero parte de la producción y Oliver Stone sí, y tenía la información sobre ella y también algo de su personalidad, y de lo que se decía de ella en los medios de comunicación. Pero sí, no sabía mucho de ella hasta que supe que iba a hacer la película.

 

P: ¿Y cómo fue la preparación?
JGL: Oliver Stone me llamó para ofrecerme el trabajo. Soy un gran fan de sus películas. Pero tenía que ver lo que contaba. Estudiarle. Después de ofrecerme el papel, me dije: “Edward Snowden. Conozco ese nombre, lo he oído antes”, pero exactamente quién era, qué hacía y por qué y me di cuenta que realmente no sabía nada de él. Tenía que aprender un montón de él: por un lado, busqué información por mí mismo. Lo encontré realmente complicado como trabajo de actor. Es complicado. Y eso es lo que buscas en este trabajo como actor, el carácter complicado del ser humano. Es aburrido hacer de alguien que es un santo o un villano. Lo interesante es actuar al ser humano.

 

P: Habéis visto Citizenfour. Al principio de la película, hay un momento donde le preguntan cosas sobre su vida, personalidad, y Edward Snowden contesta que preferiría no hablar sobre eso, porque piensa que la cultura de los medios están muy centrados en la personalidad, y que se debería prestar más atención a la información. Ahora en Snowden, se centra en la personalidad. ¿Cómo veis la contradicción?
JGL: Es una buena pregunta. Creo que la verdad es que Edward siente cierta vergüenza con el hecho de que se haga una película sobre él. Yo me sentiría igual si alguien hiciera una introspección en nueve años de mi vida, mis relaciones y todo. Pero también pienso que él se preocupa menos sobre su vida personal, y mira más hacia la causa por la que luchó. Eso le importa más a que estemos aquí en el festival de San Sebastián hablando sobre las acciones del gobierno. Citizenfour es un documental maravilloso, y mereció ganar el Oscar sin duda, pero hay un gran porción de gente que no la verá porque no les gusta ver esas películas. Ellos verán ésta porque es más su estilo. Creo que Snowden estaría de acuerdo y yo siento que vale la pena hacer una cinta así, para ese público. Es una historia genial.

 

P: Como actores que sois, ¿Qué os da una película de ciencia ficción, o una película basada en hechos reales como esta?
SW: Como actores debemos que tratar diferentes temas, y así explorar diferentes partes. Es divertido. ¿Quién es, qué ha hecho esta persona? Personalmente no noto mucha diferencia sea la que sea la naturaleza de mi personaje. Son todos ficción. Tú siempre quieres parecer real, de verdad. esta es por ejemplo la primera vez que hago de alguien real, y hay cierta presión, y ya te propones no solamente hacer un buen trabajo artístico. También de alguna manera, proteger la integridad de Lindsay y descubrir una experiencia que no había hecho nunca. Son preparaciones diferentes las que tienes que hacer, y por eso te descubres nuevas habilidades para investigar quién era esta persona.

 

Joseph Gordon-Levitt

 

P: En la película se oye que no se necesita estar de acuerdo con la política para ser un patriota. ¿Es Oliver Stone un patriota?
JGL: ¿Lo es? Creo que sí. Pero creo que esa pregunte requiere otra ¿Qué es exactamente ser un patriota? ¿Cuál es la necesidad de amar tu país? Son dos formas diferentes de serlo: están aquellos que creen que lo que hace tu país está bien, y que no se hacen preguntas, y luego los hay que sí se las hacen. Esa es la única posible en un país libre, en democracia, como en Estados Unidos o en España. Pero hay muchos otros en los que no existe el derecho a cuestionarse eso. Es un privilegio. Y se es patriótico cuando te haces estas preguntas y la democracia te deja levantar la mano. A mí me encanta mi país, ¿Pero  qué pasa con esto en particular? Recapacitemos sobre ello…

 

P: ¿ Como en Cuba, por ejemplo?
JGL: Sí, ese es un buen ejemplo. Hay muchos otros. El tema sobre esta historia es que estos programas masivos se hacen sin consentimiento público. Fuera de la democracia, y de hecho cuando la gente se pregunta sobre ello, el director de la inteligencia nacional miente. Eso no es democracia. Eso es por qué te hace más patriótico lo otro si realmente amas a tu país: te pones de pie por ello.

 

P: Has dirigido un largo, Don Jon, ¿Has aprendido de directores con los que has trabajado como Oliver Stone?
JGL: Pues es cierto que aprendí mucho mirando a los directores. Y es diferente a actuar, claro.  Cuando diriges debes estar pendiente de todo. Pero es un trabajo genial, gente que se pone en tus manos para hacer algo.

 

P: Anne Hathaway dijo como hace unas semanas que si Warner quiere hacer una película sobre Catwoman, ella está preparada para ello. Así que, si Ben Affleck te llama para ser Robin, ¿Estás preparado para ello?
JGL: (Ríe) Bueno, hay muchas cosas sobre esa pregunta. Creo que no voy a contestar.

 

snowden2

 

P: Y corre el rumor que Robin podría ser mujer también. ¿A ti te gustaría esa oferta?
SW: Tampoco puedo contestar esa pregunta.

 

P: Tenéis agentes que se ocupan sobre vuestras carreras. Y os tienen que proteger. Pero esta película no es como cualquier otra por lo que cuenta, y porque la dirige Oliver Stone. ¿Habéis tenido que luchar para estar en ella?
SW: No afortunadamente. Llevo más de una década trabajando con la misma gente y ellos me conocen muy bien. Seguro que a puerta cerrada habrá conversaciones sobre lo que me convenía, pero siempre me han apoyado bastante.

JGL: Hay diferente gente en mi vida profesional que se han preocupado especialmente, y señalando las cosas. Edward Snowden es una figura muy controvertida, para la mitad del país positivo y para la otra mitad alguien negativo. Pero respecto a tu pregunta, y la precaución sobre si “¿Esto será bueno? ¿Y esto será comercial? O “te podría afectar a tu carrera”. Pero no tengo que hacer mis decisiones basadas en los factores comerciales. Tuve suerte de ganar dinero en el inicio de mi carrera. Salí en series muy exitosas cuando era un niño, y eso me ha hecho basar mis decisiones  en cosas que me inspirasen, y esa es la única decisión.

 

P: Cuando aceptasteis el papel para esta película, ¿sentíais que ponías vuestro granito de arena para reivindicar este personaje y plantear un debate?
SW: Una de las cosas cuando haces una película. La cosa sobre esta película es que es muy importante para hoy en día: es una película sobre la vida de Edward Snowden, pero todos los que estamos aquí dependemos de la tecnología, como para hacer esta entrevista. Estaba encantada con ser parte de esto, de que pueda quizás empezar a hablar y cuestionarse la vigilancia. Eso en parte me atrae.

 

P: ¿Qué fue lo más llamativo para ti, cuando conociste a Edward, y que igual no podamos ve en pantalla?
JGL: Antes de conocerle, me preguntaba si sería un estereotipo. Ahora me siento un poco culpable de pensar así: se piensa que la gente que es buena con ordenadores no es socialmente muy suelta. Me preguntaba si sería así. Y no me encontré a un tipo así. Es de hecho muy amable y cercano, con muy buenos modales, creo probablemente que le viene de su tierra: es del Carolina del Norte, y ponen más énfasis en la buena educación. Yo crecí en el Sur de California, son estilos diferentes. Es un chico un tanto anticuado, usando palabras interesantes, eso no era lo que me esperaba del personaje que luego iba a interpretar.

 

Joseph Gordon-Levitt

 

P: ¿Sabes si la ha visto?
JGL: Sí, la ha visto, y eso ha sido un gran apoyo para mí. Pero creo que todas estas cosas son un tanto embarazosas para él, lo serían para mí como he dicho antes. Y también pienso que lo que le interesaba era el hecho de las conversaciones. Tuve la suerte de conocer a sus padres, lo que fue muy significativo. Vinieron a la premiere en Nueva York, no les había visto antes. Vieron la película, su madre me dijo que le recordaba a su hijo. Su padre se acercó y me dijo “gracias por hacer esto”… Ha sido el feedback más significativo que he recibido en mi vida. Y no exagero.

 

P: Cómo ves ese final con la cara de él?
JGL: No sabía que eso pasase. Oliver no me lo dijo (ríe). Esa parte con él se hizo muchos meses después.

 

P: Hay quizás demasiada parte personal con Lindsay en el metraje.
JGL:
Hay mucha información sobre Snowden políticamente, pero nada sobre el ser humano. Su relación con Lindsay fue una parte importante para él. Creo que fue importante: dos personas diferentes. Ed es más ingeniero y político y Lindsay más extrovertida. Crecieron en diferentes creencias políticas. El abuelo de él estuvo en el FBI, y le educaron creyendo que su país estaba haciendo las cosas bien. Mientras que a Lindsay la educaron para cuestionarse estas cosas, sobre si era verdad que el gobierno está actuando de manera correcta. Creo que en esta película que se ve la relación durante nueve años, y se ve bien el proceso de tomar esa decisión.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados