Loki Agente de Asgard

Loki – Agente de Asgard. ¡No puedo Mentir!: La cruda realidad

Loki Agente de Asgard¡Por el poder de Asgard!

 

Al Ewing es un tipo que no deja indiferente. Quienes le seguimos desde no hace demasiado en las páginas de los Poderosos Vengadores estamos enamoradicos de su sentido del humor (con su referencia al Gran Lebowski a mí me conquistó) y de la ligereza con la que toca temas bastante más profundos de lo que cabría esperar en primera instancia. Luego están los que no soportan sus continuos cartelitos explicativos con recochineo de por medio o quienes esperaban algo más de seriedad en la serie vengadora y en la colección que nos ocupa hoy. A ese segundo grupo les invitaría a seguir leyendo este artículo y a quitarse las telarañas de los ojos. Los únicos temas sobre los que merece la pena reírse, como ya dijo el cómico aquel, son precisamente los más serios o los más tristes. Es justo entonces cuando los grandes dramas encuentran su justa medida y es a través de la risa cuando nos damos cuenta de verdad de las pequeñas tragedias que nos habían pasado inadvertidas. Es gracias al humor que comprendemos lo ridícula que es la guerra y el recuerdo de sus chistes y gracias es muchas veces lo que más nos duele de la pérdida de un ser querido.

 

En este segundo tomo de Loki: Agente de Asgard Ewing sigue enarbolando el humor como arma de precisión con la que diseccionar a un personaje tan complejo como puede serlo el hermanastro de Thor. Precisamente, el cruce de esta serie con Axis será lo que sirva al autor para desplegar su humor más salvaje y para destapar el verdadero drama que lleva enterrado en el subconsciente de Loki desde sus días en los Jóvenes Vengadores (e incluso de antes)

 

Hay algunas historias que nadie se creerá nunca

 

Y es que en este tomo se revela uno de los secretos mejor guardados por el dios de las mentiras, uno del que habíamos sido testigos hace años y que lleva persiguiendo desde entonces al rejuvenecido Loki, hasta el punto de que su mero consentimiento para convertirse en una herramienta al servicio de Asgard obedece a su deseo de redimirse del “pecado que no puede ser perdonado“. Este es el drama tras los giros humorísticos de Ewing. Detrás de las risas y las transformaciones (¡¿en unicornio, en serio?!) se esconde un crimen horrible del que nuestro protagonista no puede esconderse, aunque los sucesos de Axis parezcan indicarnos lo contrario. Cuando las tornas vuelven a cambiar y Thor vuelve a ser el brutal, pero honorable, guerrero de siempre, los nobles intentos de Loki por superar su siniestro pasado y evitar así su oscuro futuro volverán a verse una vez más malogrados.

 

Loki Agente de Asgard

Loki: Agente de Asgard. ¡No puedo mentir!

 

Es precisamente esta mezcla entre aventura ligera, humor desenfadado y tormento interior lo que está haciendo funcionar a la serie en Estados Unidos (por el 16 van ya en ese país pese a que la coletilla de ‘Last Days Of…‘ de los últimos volúmenes nos de a entender que su fin se acerca). Poco a poco el tono de la serie se está oscureciendo, pero el lenguaje jocoso y los chascarrillos siguen ahí para recordarnos que la mejor manera de enfrentarnos al drama que nos espera es, simplemente, reírnos de él hasta que no se convierta más que en un simple escollo. El Loki que maneja Ewing es un personaje complicado y sibilino, sí, pero también empeñado en mejorar y en hacer lo necesario para lograr sus fines. Aún nos queda mucho por disfrutar en esta serie.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados