Los siete magníficos

Los siete magníficos: Western con todas las de la ley


La población de Rose Creek vive atemorizada bajo el control de Bartholomew Bogue. Por eso pedirán ayuda a siete forajidos para acabar con las duras represalias…

 

Ethan Hawke

 

Los siete magníficos es un remake que a su vez es un remake. De Akira Kurosawa, pasando por John Sturges se ha llegado a Antoine Fuqua, que trae una historia repleta de acción, crímenes y personajes oscuros. Fuqua por tanto es fiel a sí mismo y al género al que se inclina en esta ocasión: el western. Y no había otro más fidedigno para rehacer. Porque la historia contiene todos los ingredientes: pueblo en apuros, hombres que aguardan secretos del pasado, venganza, damisela que pide ayuda y tipos duros. Y por supuesto, la lidia entre el bien y el mal

 

Y Fuqua, ávido de aventuras en el lejano oeste, se apresura y nos las ofrece presuroso. Si Quentin Tarantino en Los Odiosos ocho (viendo los carteles de ambas cintas es inevitable la comparación) se tomaba su tiempo para atacar, el director de The equalizer es puro polvorín y apenas tardará en desenfundar. Aquí no se juega con la duda y desde el minuto uno se tiene bien clarito quiénes son los malos y quienes los buenos. El lado oscuro lo encabeza un severo y malicioso Peter Sarsgaard. Al otro lado, los buenos, los héroes: el grupo está encabezado por dos intérpretes que el realizador conoce bien: Denzel Washington, que una vez más enarbola la bandera de la justicia. Le ayudan a la misión Ethan Hawke –después de 15 años de protagonizar juntos Training Day– Les ayudan Chris Pratt, con menos fuelle que otras ocasiones, Vincent D´Onofrio, Byung-Hun Lee, Manuel García Rulfo y Martin Sensmeier. Haley Bennett será la única mujer dentro de esta historia de hombres, muy típico del género.

 

Chris Pratt

 

John Lee Hancock y Nic Pizzolatto forjan un guión en el que prima las aventuras. Los trazos de cada personaje se han hecho con brocha gorda, cada uno con las suficientes líneas para detallar cómo es la personalidad de cada uno. No dejan espacio para las sorpresas ni a giros drásticos. Gracias al interesante elenco la calidad incrementa en el producto final.

 

Géneros aparte, el cineasta es fiel a sí mismo, y compone una película que gustará a sus seguidores. El entretenimiento va in crescendo para que la batalla final sea la requerida. Fuqua ya tiene su nueva historia de justicieros en el lejano Oeste, una historia disfrutable y muy atractiva con un reparto entregado a la causa.

Acerca de María Aller

Avatar de María Aller

Madrileña. Comunicadora. Periodista. Sagitaria. Bonne Vivante. Cine. Y festivales, series, libros, cocina, deporte... recomiéndame!

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados