The Batman

The Batman: Las sombras del murciélago

The Batman ha tenido que recorrer un angustioso camino para llegar a nuestras carteleras, comparable al del propio Bruce Wayne para convertirse en el Caballero Oscuro. De la salida de Ben Affleck a los problemas de Robert Pattinson para llenar el traje, los retrasos en el rodaje por el covid o el reinicio del proyecto cuando Matt Reeves se hizo cargo del mismo, hans ido muchas las vicisitudes por las que ha pasado el filme antes de ver la luz. ¿Ha valido la pena tanto esfuerzo?

 

Robert Pattinson

 

Sí, pero con más sombras de las que podríamos imaginar. The Batman toma un camino interesante, pero no lo ejecuta con la precisión deseada, haciendo incluso que nos preguntemos cómo habría sido la versión de Affleck, pues conociendo su filmografía como director, es difícil imaginar un planteamiento radicalmente distinto. Reeves, con la trilogía de Christopher Nolan como destacado referente, apuesta por un Batman menos épico y más detectivesco, adoptando los modos del thriller policial.

 

Para hacernos una idea, The Batman vendría a ser una suerte de Zodiac (David Fincher, 2007) con superhéroes. Pero claro, para ver a alguien haciendo de Fincher, lo mejor es ver al propio Fincher. Máxime cuando el filme no sabe dónde cortar y aligerar metraje, perdiendo mucho tiempo en detalles que no van a ninguna parte. Reeves intenta dedicarle tiempo a todos los personajes, pero se excede queriendo contar la historia de todo aquel personaje con más de dos líneas de diálogo que pasa delante de la cámara. La historia tiende a dispersarse en subtramas y motivaciones que podrían haberse condensado con facilidad. No es descabellado pensar en la pretensión de The Batman como un -descarado- punto de arranque para la construcción de un futuro «batverso». Ahí está, por ejemplo, la serie en desarrollo del Pingüino de Colin Farrell.

 

Jeffrey Wright y Robert Pattinson

 

Es comprensible, sin embargo, la intención de este extenso desarrollo de personajes, pero cuando la mitad del personaje protagonista (Bruce Wayne) parece un secundario más, hay algo que no funciona. En este sentido es difícil valorar si Robert Pattinson es un buen o mal Caballero Oscuro. Aunque en algún momento el traje parece venirle grande (en sentido literal), tiene potencial para ser un buen Batman (sobre todo en el contexto en el que se le presenta, prácticamente iniciando su cruzada), pero como Wayne apenas tiene recorrido en la película. Es más, durante buena parte del metraje, The Batman parece un policial en clave buddy movie, con Jim Gordon (un poco inspirado Jeffrey Wright) y Batman haciendo equipo contra el crimen.

 

Un policial, por otra parte, muy crudo y perverso. Ya el arranque apunta maneras, presentando a Batman como una figura terrorífica, más propia del mundo de las leyendas que del real, capaz de atemorizar con solo mentar su nombre. El prólogo de The Batman quedará ya como uno de los capítulos más icónicos del personaje en la gran pantalla. Bien es cierto que el toque de terror se pierde a medida que Reeves se mete en la trama investigativa, aunque Enigma (el principal villano de la historia), también se postula como uno de los enemigos más perturbadores del héroe gothamita, capaz de discutir el podio al Joker de Heath Ledger. Paul Dano es, sin lugar a dudas, una presencia imprescindible. Solo su caracterización amortiza el precio de la entrada.

 

Paul Dano

 

Junto a este, quien sale más reforzada de la visión de Matt Reeves del universo de Batman es Selina Kyle. Aunque el personaje de Zoë Kravitz cae en esos excesos que comentaba acerca del innecesario desarrollo de algunos personajes, sus apariciones llenan la pantalla, robando el protagonismo al «desaparecido» Bruce Wayne y el impertérrito Batman.

 

A esta aproximación le falta concreción. Quiere abarcar demasiado. No solo a nivel narrativo. Con la visión de Nolan en la sombra, Matt Reeves aborda también su proyecto poniendo un ojo en la realidad, buscando que podamos imaginarnos a sus personajes fuera de la pantalla y planteando unas secuencias de acción muy basadas en la fisicidad que unas veces funcionan y otras (teniendo en cuenta el referente) dejan patentes sus limitaciones. Pero al mismo tiempo quiere mostrar un Batman más barroco que evoque a la aproximación que hizo Tim Burton del personaje. Un equilibrio extraño que acepta tanto defensores como detractores.

 

Zoë Kravitz y Robert Pattinson

 

Seguramente The Batman sea un filme que gane en segundos visionados, superadas las expectativas; pero, como le sucedía al Joker de Todd Phillips, conociendo los modos que pretende emular Reeves, es fácil verle los trucos y costuras a su propuesta.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados