Black Phone

Black Phone: Que viene el lobo

Su salida como director de Doctor Strange en el multiverso de la locura dio a Scott Derrickson la inesperada oportunidad de lanzarse a un proyecto que llevaba persiguiendo desde hacía tiempo, la adaptación de un relato corto de Joe Hill acerca de un chico que ha sido secuestrado por un misterioso hombre y del que solo podrá escapar con la ayuda de sus anteriores víctimas. De forma muy resumida y sin spoilers -intentad no ver el tráiler promocional- esa es la premisa de Black Phone, un thriller de terror con un marcado espíritu de fábula infantil.

 

Mason Thames

 

A su manera Black Phone puede verse una reinterpretación macabra del cuento de Caperucita. No faltan ni el lobo, ni los infantes como objeto de perversos y terroríficos deseos. El propio relato, de un Joe Hill todavía muy influenciado por la figura de Stephen King, tiene un carácter de aventura juvenil que evoca directamente a la novela It (muy presente en forma de guiños nada velados) o a trabajos posteriores del propio escritor, como NOS4A2. Monstruos que se creen personas adultas y niños obligados a dejar atrás la inocencia y encaminarse a la madurez de la forma más traumática y dolorosa posible.

 

Aderezado con un punto fantástico que nos retrotrae a títulos como El Resplandor (en Black Phone todo queda en casa) y con muy dosificados pero efectivos sustos, el terror se siente real y tangible. La pesadilla de Finn y Gwen (unos jovencísimos y sorprendentes Mason Thames y Madeleine McGraw) arranca en casa, lugar donde pierden la infancia a golpes; sigue en la escuela, en un contexto de bullying y situada en un suburbio deprimido (como el resto de EEUU en 1978) y temeroso por unos crímenes a los que no consigue dar respuesta; y es rematado por ese hombre del saco encarnado por un Ethan Hawke que estremece más por lo que intuímos de él que por lo que nos enseña abiertamente, y que se postula como candidato a codearse con figuras como Pennywise o Charles Manx como protagonista de las pesadillas infantiles.

 

Ethan Hawke

 

La misma fotografía y montaje juegan a crear un ambiente áspero y desasosegante. La sensación de que algo terrible va a pasar está presente en cada esquina y los pocos puntos de humor que Derrickson se atreve a plantar, más que calmar la tensión vuelve más perturbador el conjunto. Más que sorprender o apoyarse en el golpe de efecto del susto, Black Phone busca generar sensaciones y estados de ánimo. Es más un coming-of-age o una aventura juvenil siniestra que el producto tipo de terror al que nos tiene acostumbrado el sello Blumhouse.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados