Batman: Gotham Después de la Medianoche

Batman. Gotham Después de la Medianoche: Reflejo distorsionado

Batman: Gotham Después de la MedianocheHasta los mejores planes requieren improvisación

 

DC tiene una curiosa costumbre que me gusta bastante. Junto a todas las colecciones regulares, junto a todos los Batman, Wonder Woman, Supermanes y demás, la editorial cuyo catálogo reproduce en España y Latinoamérica ECC va intercalando pequeñas colecciones, experimentos podría decirse, que suelen durar en torno al año (algo más en contados casos) y que sirven tanto para refrescar viejos conceptos como para probar nuevas ideas en el entorno seguro de una serie limitada. Así es como han llegado a nosotros apuestas tan interesantes como Yo, Vampiro, Dial H o, ya ciñéndonos al ámbito del Caballero Oscuro, Academia Gotham o Gotham a Medianoche. Ahora, la editorial catalana se decide a incluir en su ya maravillosa colección de Grandes Autores de Batman a uno de estos trabajos: el que entre 2008 y 2009 firmaron Steve Niles y Kelley Jones bajo el título de Gotham Después de la Medianoche.

 

No me pasa desapercibida la coincidencia entre este título y el de la serie firmada por Ray Fawkes. Hay una cierta voluntad de homenaje en la colección que protagonizara el sector sobrenatural gothamita hace un par de años y esto nos da una idea del impacto de la que ahora se recopila en este tomo, en la que la magia no termina por aparecer, pero en la que sí que se menciona y en la que el tema de la noche y el terror están tan presentes como lo estuvieron en la que ECC ha presentado en dos tomos de tapa blanda. Ya el dibujo que vemos en la portada nos da una cierta idea de lo que Jones va a presentar en las páginas interiores y poco después la historia que cuenta Niles nos confirma que lo tenebroso va a ser un elemento principal en esta aventura.

 

Es medianoche en Gotham City y las calles están vacías

 

Gotham Después de la Medianoche nos planta a Batman frente a un nuevo enemigo que no es sino un reflejo distorsionado de sí mismo en el oscuro espejo de la ciudad a la que defiende. Medianoche no se limita a atrapar a los villanos para encerrarlos en Arkham o Blackgate, sino que persigue a aquellos cuyo corazón considera impuro para arrancárselo y meterlo en un frasco. Y no duda en utilizar a los principales enemigos del Caballero Oscuro para llevar sus planes a buen término. Steve Niles construye en torno a la persecución de este nuevo villano por parte de Batman un apasionante relato que Kelley Jones se encarga de convertir en un cuento terrorífico. Entre los dos juegan al gato y al ratón y nos tienen a los lectores en vilo durante los doce números aquí recopilados (distribuidos en cincuenta y seis capítulos), sin saber quién es realmente este personaje ni por qué ha decidido de pronto limpiar Gotham de toda la chusma de un modo tan expeditivo.

 

Batman: Gotham Después de la Medianoche

Batman: Gotham Después de la Medianoche

 

Me habría gustado leer este cómic tal y como se publicó. Tener que esperar un mes entre entrega y entrega de esta historia debió de ser una dulce tortura para los fans. Por eso este tipo de ‘experimentos’ que hace DC molan tanto, porque dan lugar (cuando se hacen bien) a historias con mucho potencial para convertirse en míticas. Es lo que está pasando, salvando las distancias y a la espera de ver cómo se cierra, con la trama que está escribiendo Sean Murphy en Batman: Caballero Blanco. Tanto la historia como el dibujo de Gotham Después de la Medianoche evocan al Caballero Oscuro de otras épocas (a Jones ya lo habíamos visto, de hecho, junto a Doug Moench a mediados de los 90 con diseños muy similares) y lo sumergen en ese lado oscuro que tanto tienta a los autores y que muestra la cara menos amable del justiciero. Menos mal que está Alfred ahí para evitar que se convierta en el reflejo exacto de la Medianoche.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados