Safiyah y Kate Kane

Batwoman #1-2: Renacimiento


BatwomanMarguerite Bennett y James Tynion IV son el equipo de guionistas encargados de conducir las aventuras de Kate Kane por el tumultoso camino de Renacimiento, una vez concluida la experiencia de los nu52. Para esta andadura ECC Ediciones apuesta por una línea continuista, con tomitos en rústica de extensión variable.

 

Al encarar la lectura de Batwoman nos enfrentamos a varias cuestiones a tener en cuenta. La primera es la presunta deuda que tiene con la etapa anterior de la serie. El legado está ahí. Como en otras de las cabeceras deceítas, el paso a Renacimiento no ha supuesto un reseteo de las historias, sino que se ha intentado seguir una evolución más o menos coherente, aplicando las nuevas reglas poco a poco. Sin embargo (y ya entramos en la segunda cuestión), Bennett y Tynion IV han construido una sólida historia que permite la entrada al universo de Batwoman a cualquiera que lo desee.

 

El primer número incluido en Batwoman #1, igual puede atolondrar al lector y requerirle una segunda lectura para asentar los conceptos y nociones expuestas en el mismo. Este número señala buena parte del tablero sobre el que jugará nuestra protagonista, haciendo hincapié en su pasado… y su futuro. Superado este capítulo introductorio, la narración avanza de forma más convencional, presentando ya oficialmente Renacimiento.

 

A partir del segundo arco argumental la situación comienza a complicarse. En este punto, como deja bien claro el final del primer volumen de la colección, los ojos del lector deben avistar otras series (en este caso Detective Comics) para no perder el hilo de lo que acontece. Esta es la tercera cuestión a tener en cuenta en esta etapa de la serie de Batwoman. Si bien se puede pasar de la lectura de nu52 (aunque resulta muy recomendable), resulta más complicado desprenderse de las lecturas en paralelo, más cuando Kate es una de las piezas fundamentales de Detective Comics. ¿Se puede vivir al margen? Obviamente, pero ante la falta de contexto la experiencia nunca será la misma.

 

Tenemos pues una lectura más o menos independiente de su pasado reciente, accesible para neófitos, aunque muy vinculada a la actualidad gothamita. Al margen de estas consideraciones, lo que encontramos es (como ya adelantamos) un argumento que sabe enganchar y una cautivadora protagonista. Y si faltan alicientes para seguir las andaduras de Kate Kane, tenemos el trabajo artístico de profesionales como Steve Epting o Stephanie Hans.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados