Constantine: Hellblazer #1

Constantine. Hellblazer #1: Vuelta a las raíces

Constantine: Hellblazer #1«Pero el precio era un poco más caro de lo previsto«

 

Hay una cosa que me encanta de este cómic y que a la vez me da algo de penita. Constantine: Hellblazer supone una inteligente vuelta a las raíces del personaje tras un viaje al mundo de lo mainstream repleto de claroscuros. Porque en los últimos años hemos visto a Constantine saltar del sello Vertigo a las páginas de DC a través de la Liga de la Justicia Oscura, ganando impacto en el proceso, pero perdiendo también parte del espíritu rebelde y solitario que siempre habían caracterizado al mago inglés. Luego el personaje se hizo con serie propia, pero no fue más que una mera extensión de lo que estábamos viendo en las páginas de la serie grupal toda vez que Zatanna y los demás le dieron la espalda.

 

Y esa es la pena. Desde 2011 Constantine ha sido un personaje brillante, sí, y salvador de las series que protagonizaba, también, pero por encima de todo John Constantine lleva cinco años siendo un personaje cuyo infinito potencial estaba siendo desaprovechado por DC. Este adicto al tabaco y a las malas compañías siempre ha tenido mucho más que ofrecer fuera del territorio «amable» de la editorial que dentro. El hecho de que ECC haya estado publicando a la vez los recopilatorios clásicos, sobre el personaje (especialmente los tres fantásticos tomos de la etapa de Garth Ennis) tampoco ha ayudado, ya que ponen aún más de manifiesto lo que puede dar de sí este ex-secundario de La Cosa del Pantano cuando se le deja a sus anchas.

 

«A menudo, un traspiés requiere otro«

 

La imagen del alma de John siendo cortada en pedacitos y la de que justo el que representaba a su parte más honorable cayera en una de las últimas batallas de la Liga de la Justicia Oscura ha sido muy ilustrativa (y podría decirse que hasta premonitoria) de lo que Ming Doyle (The Kitchen) y James Tynion IV nos pretenden ofrecer a partir de este volumen. El tío Constantine vuelve por sus fueros, vuelve a ser un cabrón con pintas, regresa a los viejos hábitos de sobrevivir a costa de los demás y gracias a los demás con su ingenio y su lengua afilada como únicas armas frente a hordas de demonios y fantasmas de todo tipo, color y villanía.

 

Constantine: Hellblazer #1

Constantine: Hellblazer #1

 

En este primer tomo le vemos engañar a demonios, pervertir jovencitas y humillar a los fantasmas de todos los que murieron en el pasado por su culpa. No es que John vuelva desatado, es que estos dos guionistas han sabido traerle de vuelta a donde debía estar y, si saben mantener el ritmo con el que comienza esta historia, nos espera una etapa realmente fascinante.

 

«No te quiero ahorrar nada«

 

El que me tiene fascinado a mí es James Tynion IV. Vale, aquí entra como apoyo a Doyle, auténtico cerebro tras la trama de este cómic, pero me parece muy destacable el crecimiento de este chaval, uno de los protegidos de Scott Snyder, que se lanza este año a volar en solitario y, aparte de los guiones con los que sigue ayudando en Batman, se pone como una de las voces cantantes de Batman y Robin Eternos y da sus pasos fuera de la franquicia del Caballero Oscuro con esta sorprendente colaboración. DC está cocinando a fuego lento la carrera de este guionista proveniente del mundo de la publicidad y, cuando desde la editorial consideren que el plato está listo, nos podemos encontrar con auténticas delicatessen.

 

Constantine: Hellblazer #1

Constantine: Hellblazer #1

 

Hasta tres dibujantes distintos tenemos en este prime tomo. Comenzamos con el arte de Riley Rossmo (Drumhellar), una apuesta sin duda arriesgada para un cómic de estas características, pero que sale bien al paso con algunas ilustraciones en las que la expresividad del rostro del protagonista está muy lograda y algunos juegos de viñetas verdaderamente afortunados (estupendos esos nueve círculos del infierno). En cierto punto a Rossmo lo sustituye la cubana Vanesa del Rey, una artista como la copa de un pino que, en mi humilde opinión, le hace mucha más justicia al oscuro y rocambolesco mundo del mago británico. ¿Y el tercero? El propio Ming Doyle participa en la ilustración de uno de sus números, demostrando que está dispuesto a dar el todo por el todo por una serie que apunta muy alto y que recupera a uno de los mejores personajes de Vertigo para que salve el honor de la maltrecha DC.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados