La Liga de la Justicia Oscura / Peter Milligan

Liga de Justicia Oscura nº 1: El mundo necesita antihéroes

Liga de la Justicia Oscura 1

Liga de la Justicia. Su mero nombre nos hace pensar en Superman, Batman, Wonder Woman, Aquaman… repartiendo estopa juntos a enemigos a los que la categoría de superpoderosos se les quedaba pequeña, es más, su creación en 1960 supuso un éxito tal que Marvel no tuvo más remedio que mover ficha y, tres años más tarde, sacarse de la manga Los Vengadores. Pero, mientras que la Casa de las Ideas se prodigaba con más y más grupos de super-hombres (Los Defensores, New Avengers, Vengadores Secretos, Thunderbolts…) DC siempre ha sido algo más reacia a la idea (si no contamos con Las Ligas de la Justicia creadas en 2001 como seis one-shots).

 

Sin embargo, en el nuevo Universo DC (o Multiverso, como ya os explicaremos cuando hablemos del crossover Crisis Infinita, que comercializa ECC) un solo equipo no basta para frenar a los villanos. Menos aún cuando las amenazas se adentran en el terreno de lo paranormal, un escenario en el que hasta el poderoso Superman puede ser herido como el más débil de los humanos. Así, Peter Milligan, uno de los pesos pesados de DC con una larga trayectoria en Vertigo, se ha lanzado a crear una nueva Liga de la Justicia capaz de enfrentarse a todas estas amenazas sin arriesgar la vida… más de lo que puede uno arriesgarla cuando se enfrenta a fuerzas incomprensibles y capaces de jugar con la realidad como un niño con la plastilina.

 

Los problemas surgen cuando uno se plantea de dónde sacar a los héroes que compondrán el grupo. Aquí es donde la experiencia de Milligan en Vertigo cobra especial relevancia. El autor ha reclutado a personajes atormentados y problemáticos que llegan de tener un largo recorrido en DC (como Zatanna), de ser pesos pesados de la rama más alternativa de DC, como pueden ser John Constantine o Deadman, o que son los eternos secundarios que, sin embargo, siempre han dado la impresión de poder dar más de sí, como es el caso de Shade o Madame Xanadú. Pero mejor presentémosles uno a uno para todos aquellos que os podáis sentir más perdidos:

 

Madame Xanadú: Fue ideada en 1978 por David Michelinie y Mike Kaluta para la revista Doorway to Nightmare, una publicación que apenas logró llegar a su quinto número antes de ser cancelada. Desde entonces ha aparecido de manera ocasional como secundaria en las aventuras de Espectro(miembro de la Liga de la Justicia). Xanadú es en realidad Nimue, amante de Merlín en la corte del rey Arturo que, traicionada, propició la caída de Camelot en la que tomó parte su hermana: Morgana de Frey (villana famosa de las leyendas artúricas) y que desde entonces ha vagado por la Tierra relacionándose con personajes como Marco Polo o María Antonieta hasta acabar regentando la tienda esotérica en la que se esconde en la actualidad. Milligan nos la presenta como la principal narradora de la historia y como la única conocedora de unos secretos (tiene la capacidad de predecir el futuro) a los que los lectores no tenemos acceso. ¿El problema? Que necesita consumir potentes drogas para controlar sus habilidades.

 

La Encantadora contra Superman en Liga de la Justicia Oscura

 

Shade, el Hombre Cambiante: Rac Shade llegó a Vertigo un año antes que Xanadú de la mano de nada menos que Steve Ditko (creador de Spider-man con Stan Lee). El personaje fue presentado como un agente secreto del planeta Meta capaz de convertirse en cualquier cosa e incluso crear seres con los poderes de su chaleco, Shade llegó a la Tierra huyendo de una falsa acusación de traición, pero no le fue muy bien y a las ocho entregas de poblar las tiendas, desapareció. Por suerte Milligan lo recuperó en 1990, convirtiéndolo en un poeta de otra dimensión y dotando a su serie de una psicodelia que cautivó a los lectores de Vertigo (por alguna razón sus jugueteos con el cambio de sexo eran de lo más aplaudido) Su tortura personal es, como en el personaje anterior, que su propio poder se manifiesta como una doble personalidad que amenaza con enloquecerlo día sí y día también.

 

Zatanna: La hija del mago Giovanni Zatara, que en 1938 se presentó como uno de los entrenadores del joven Bruce Wayne en su camino para convertirse en Batman, se ha convertido desde su creación en 1964 y con los años en uno de los personajes imprescindibles del universo DC (hasta la creación de esta colección ha sido un miembro activo de la Liga de la Justicia) famosa por su magia consistente en hechizos pronunciados al revés. Es probablemente el personaje menos desquiciado del grupo, si se puede decir algo así de alguien acostumbrado a lidiar con las fuerzas de lo paranormal utilizando unos poderes cuyos límites están aún por descubrir. Zatanna es, además, amante ocasional de otro de los integrantes de este grupo: John Constantine. Para los seriéfilos, Zatanna apareció en un par de ocasiones en Smallville, interpretada por Serinda Swan.

 

John Constantine en la Liga de la Justicia Oscura
John Constantine

 

John Constantine: En 1985 Alan Moore introdujo en la serie de Vertigo La Cosa del Pantano, que él mismo había resucitado de sus cenizas, a un inglés inspirado en Sting, adicto a los cigarrillos y de lengua afilada que ejercía de guía para el protagonista de la historia en su batalla contra la Brujería. No fue hasta varios años más tarde que se comenzó a contar su historia, llena de victorias y fracasos, y su afición por el ocultismo. Ya en su propia colección, Constantine lleva en activo desde entonces a lo largo de 300 números que han llevado multitud de autores, el último de los cuales es Peter Milligan, que compaginará sus aventuras en solitario con las que viva en el seno de la Liga de Justicia Oscura. El personaje fue llevado al cine en 2005 por Francis Lawrence (Soy Leyenda) y fue interpretado por Keanu Reeves. Cínico y negativo por naturaleza, Constantine es su propio peor enemigo.

 

Deadman: El asesinato del acróbata Boston Brand en el número 205 de Strange Adventures (1967) no acabó con su existencia, sino que (con la ayuda de la diosa hindú Rama Kushna) lo transformó en Deadman, un espíritu con la capacidad de poseer a todo ente viviente de manera instantánea, pero intangible (e incluso invisible) el resto del tiempo. Deadman ha sido protagonista de su propia serie y secundario de otras muchas (fue otro de los afortunados que Alan Moore recuperó durante su exitoso paso por La Cosa del Pantano) En el nuevo universo DC mantiene una difícil (por aquello de ser intangible) relación con la superheroína Paloma. Como dato curioso cabe destacar que su primera aparición también significó la primera alusión explícita a los narcóticos que la Comic Code Athority (la censura norteamericana) permitió en una publicación estadounidense.

 

Este plantel de perdedores, trastornados y torturados deberá unir fuerzas contra un personaje tan peligroso como longevo en DC. Se trata de la Encantadora, una bruja que nació en 1966 en el número 187 de Strange Adventures y que ha ejercido tantas veces de heroína como de villana. ¿Cómo es posible eso? Porque en el interior de June Moone coexiste la dualidad del bien y el mal junto con una cantidad casi ilimitada de poder mágico. Milligan nos pone en la situación de una Encantadora con sus dos mitades físicamente separadas y nos plantea la difícil pregunta de qué es preferible: ¿un personaje eternamente atormentado por sus deseos encontrados? ¿O una June Moone despojada de poderes en constante huida de su maligna y todopoderosa mitad? Y lo hace acompañado de un impresionante Mikel Janín, cuyos dibujos llegan a resultar desagradables en su realismo, pero que casan perfectamente con el estilo del guionista.

 

Multitud de June Moones en la Liga de Justicia Oscura
Multitud de June Moones en la Liga de Justicia Oscura

 

ECC nos presenta los cuatro primeros números de la Liga de Justicia Oscura agrupados en un único tomo que os costará 8,95 € y se organiza de la siguiente manera:

 

Una Liga Diferente: Introducción a cargo de Fran San Rafael.

A Oscuras: Partes de la 1 a la 4 de Liga de la Justicia Oscura.

Colección de portadas de la edición estadounidense.

Vuelta a Casa: Epílogo de Fran San Rafael.

Entrevista con Jeff Lemire (guionista de Animal Man)

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados