Noches Oscuras: Metal #4

Noches Oscuras. Metal #2-4: La ‘marvelización’ de DC

Noches Oscuras: Metal #2Bienvenidos a la oscuridad

 

Ha pasado algún tiempo desde que echamos el primer vistazo a este evento (tanto que he tenido que releer sus dos primeros números) pero ya iba siendo hora de volver a retomar Noches Oscuras: Metal, el primer gran evento de DC en esta época de Renacimiento que ECC está publicando de forma mensual en nuestro país. Ya dijimos con motivo de las primeras entregas que Scott Snyder se había propuesto darle la vuelta a los conceptos definitorios del universo de la editorial y en esta nueva terna comenzamos a vislumbrar hasta dónde alcanza el órdago del guionista.

 

Porque lo que Snyder propone en estos tres nuevos capítulos es una historia a la que no estábamos acostumbrados en DC. El ritmo, los altibajos, los héroes en peligro, el gran héroe central, el héroe tapado… Maldad Eterna fue un buen ensayo, pero este nuevo cruce es el ejemplo definitivo de que DC ha visto lo que funcionaba en la Marvel del pasado lustro… y lo ha hecho suyo de la mejor de las maneras. Miedo me da cuando se junten este guionista y Brian Michael Bendis para planear la DC de la próxima década.

 

Sea lo que sea lo que has afrontado… Esto es peor

 

Noches Oscuras: Metal #0-1 se limitaban a poner las piezas sobre el tablero mientras que la verdadera historia comienza a tomar forma a partir del segundo número de la colección (de hecho, lo hace al final del citado tomo), cuando el Multiverso que conocemos y el Multiverso Oscuro entren en contacto por primera vez. Lo que emerge del otro lado del espejo es una serie imágenes distorsionadas de nuestros héroes (hasta aquí no hay nada que no hayamos visto una decena de veces en otras historias de la casa) comandada por una versión del Caballero Oscuro que parece sacada de nuestras peores pesadillas y que no se parece a ningún personaje de los que haya habido antes en DC. Una especie de fusión sacrílega entre las peores obsesiones de Batman y los tics más desagradables del Joker enfundada en una suerte de traje de ‘sadomaso’. Este nefario villano, sin embargo, no es más que el general de los ejércitos de un mal mucho más profundo y terrible ante el que nuestros héroes van a tener que sucumbir antes de volver a levantarse, como en los mejores crossovers de la competencia.

 

Noches Oscuras: Metal #3

Noches Oscuras: Metal #3

 

Tiene este evento un ritmo endiablado. Snyder y Greg Capullo vuelven a demostrarnos por qué ellos dos solos han mantenido a flote a la editorial en sus peores momentos y que su manera de trabajar juntos sigue funcionando como una máquina perfectamente engrasada. El tercer (cuarto número) de Noches Oscuras: Metal nos permite el primer respiro y parada para planear movimientos, pero inmediatamente nos vuelve a sumergir en una orgía de acción y eventos catastróficos en los que los planes de cada héroe parecen errar como nunca habrían podido hacerlo y el enemigo se nos planta como un ente inamovible e indestructible, de un poder inconmensurable.

 

No quiero jugar con ellos. Quiero escuchar un cuento

 

Noches Oscuras: Metal #4 cambia el escenario y los personajes para mostrarnos otra cara más de las muchas que tiene esta historia. Snyder y Capullo dejan sueltos los caballos que tiraron del carro de la colección de Batman desde 2011 y el resultado, al verlos desbocados, es una historia del Caballero Oscuro en la que todo lo que creíamos saber sobre él y su universo se pone en tela de juicio. Este número, homenaje sincero y sentido a la larga trayectoria del personaje en la editorial, juega con las mentes de Bruce Wayne y las nuestras para terminar de una forma aún más terrible de como empezó. Creo saber qué es lo que tendrá que ocurrir para que la tortilla de la vuelta, pero cada número que leo parece alejar más y más ese momento.

 

Noches Oscuras: Metal #4

Noches Oscuras: Metal #4

 

Es, sin embargo, este cuarto capítulo una pequeña trampa de la edición española. ECC decide incluir aquí un one-shot que se tituló en Estados Unidos Batman: Lost (literalmente Batman Perdido), sin embargo, por la ordenación cronológica de la serie, la importancia de lo que se cuenta (y cómo se cuenta) y el hecho de que una grapa suelta podría haber llevado a error as los lectores españoles me parece una sabia decisión la de incluirlo como una entrega más de la colección. En su factura, además, no sólo participan Snyder y Capullo, sino que guionistas como James Tynion IV (el alumno aventajado de Scott) y Joshua Williamson (el estupendo guionista de la actual etapa de Flash) y dibujantes como Doug Mahnke, el insigne Yanick Paquette y Jorge Jiménez acompañan a la pareja para una grapa tan interesante como espectacular a la vista.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados