Yo, Vampiro. Oleada de Mutilación: Despedida y cierre

Yo, Vampiro
Llegamos al final de la colección de Joshua Hale Fialkov con una trama que hace honor al título de este tomo.

Yo, Vampiro: Oleada de Mutilación«Lo único que quiero es que me abrace el hombre al que amo«

Todo lo bueno se acaba y con Oleada de Mutilación ECC pone fin a la una de las series que más agradablemente me han sorprendido del Nuevo Universo DC. Yo, Vampiro (pese a su innegable calidad) no ha logrado contentar las expectativas de ventas de los señores de DC en Estados Unidos y ha visto truncada su andadura mucho antes de lo que le correspondía.

Bien es cierto que a Joshua Hale Fialkov se le ha dado un número extra para cerrar la historia que se traía entre manos y dotar así a este cómic de un sentido de obra completa que otros muchos ya querrían para sí, pero se trata de un pobre premio de consolación para un autor que gusta de alternar los momentos de violencia visceral con los de pausada reflexión de sus atormentados protagonistas. Peor aún, a pocos números del final, la editorial decidió romper el equipo creativo y llevarse a Andrea Sorrentino al tercer intento (esta vez el bueno) de relanzamiento de Green Arrow junto con el efectivo Jeff Lemire. Esto nos deja un último número con muchas prisas y un arte que, si bien funciona y no desentona, no llega a las altas cotas de perfección que ofrecieron sus dos predecesores.

Pero basta ya de lamentos y veamos qué de bueno puede ofrecernos este final de fiesta vampírica.

«Estoy segura de que el viejo Andrew provocará el fin del mundo«

La Orden de los Van Helsing nos dejó con un Andrew superpoderoso (aún más) convertido en una especie de concentrado universal de la esencia vampírica que hacía de Tig una inesperada aliada y que pasaba de ser el chupasangres bondadoso que todos conocíamos a un cabrón con pintas del que había que tener cuidado.

Yo, Vampiro

Este tomo, que continúa con la historia unos meses después de la batalla contra la orden de cazavampiros, pone de manifiesto otra de las grandes bazas a favor de esta serie. Y es que Andrew deja en este último tramo de ser el protagonista absoluto para convertirse en la némesis de todo lo remotamente humano (muy al estilo de Griffith en el manga Berserk). La tarea de pararle los pies (y evitar así un apocalipsis vampírico) cae en las manos de Mary. La menos indicada para la tarea, pero también la única con la motivación suficiente como para emprender esta tarea suicida. Esto es lo que mola de Yo, Vampiro: la facilidad con la que el guión gira 180º, llevándose por delante lo que haga falta con tal de ofrecernos una buena historia.

Por el camino, quienes hayáis tenido la buena idea de seguir esta serie os encontraréis con un personaje recurrente en la colección (y últimamente en todo el universo DC), cuya presencia la justifican su gancho de cara a las ventas y la capacidad única que tiene Constantine para utilizar su más poderosa arma (la información) para salvar su propio cuello y, ya de paso, dar por saco al resto del universo.

En conjunto, Yo, Vampiro queda como una historia de amor trágico contada en viñetas que deja un tanto en bragas a la ficción de Stephenie Meyer al llamar a las cosas por su nombre y no escatimar en violencia y desmembramientos siempre que la situación así lo ha requerido. Es una lástima que la colección haya tenido que terminar de golpe y aún más triste es que no hayan podido seguir juntos hasta el final Hale Fialkov y Sorrentino. Pero el Nuevo Universo DC es muy grande y siempre queda la esperanza de que se reencuentren en un nuevo proyecto… y de que Andrew Bennett vuelva a tomar una decisión equivocada.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados