Frieren

Frieren #3: Reflejos de un pasado

FrierenSalvo un giro radical en los próximos meses por parte de Kanehito Yamada y Tsukasa Abe, con esta tercera entrega de Frieren (publicada por Norma Editorial) ya no queda espacio alguno para la duda respecto al tono e intenciones del manga. Frieren es fantasía épica. Su contexto y escenario es cristalino en ese sentido. Pero no es una obra de acción; la tiene, pero su función es meramente utilitaria: da color y dinamismo a la historia, evitando que los personajes (y lectores) se queden demasiado ensimismados.

 

«Eso lo podría hacer cualquier elfo«

 

Frieren es un manga que reflexiona acerca del legado y la huella que dejamos a nuestro alrededor con nuestros actos y nuestras palabras. Pero también es una obra vitalista que nos subraya que el legado está muy bien, pero que lo importante es el camino que seguimos para lograr este, que no debemos obcecarnos con nuestros objetivos finales y sí disfrutar con los pasos que vamos dando, con vivirlos.

 

Y este es el punto en el que se encuentra la elfa protagonista. Tiempo atrás vivió un buen puñado de aventuras, pero no los supo valorar. Con la excusa de que su longevidad hace que unas cuántas decadas no parezcan más que unos pocos meses, se ha pasado la vida (en este tomo descubrimos más o menos su edad real) dejando pasar los momentos. Es ahora, viéndose en una tesitura similar, con nuevos y más (todavía más) jóvenes compañeros, cuando la nostalgia y las nuevas aventuras parecen empezar a hacer mella en ella. Porque nunca es tarde, se tenga la edad que se tenga.

 

En muchos momentos Frieren ve en sus compañeros actuales un reflejo de sus camaradas caídos, aquellos junto a quienes se convirtió en una heroína muchos años atrás. Y en su viaje, encontrándose con gentes de toda clase y condición, muchos recuerdan sus antiguas hazañas y otros tantos son testigos de las nuevas. Un reflejo que no se da solo en las aventuras en sí, sino en sus compañeros y las dinámicas de grupo que comparten. Así, mientras en su maga pupila se ve así misma cuando no era más que una estudiante, en el guerrero Stark ve el empuje de quien fuera su mayor aliado tiempo atrás.

 

Frieren

 

Así, con el ritmo pausado (que no lento) que empieza a caracterizar la serie, Frieren crea nuevos recuerdos al tiempo que pone en valor aquellos que parecían perdidos. Este es un manga para reflexionar sobre nuestros pasos y celebrar tanto el camino recorrido como a quienes nos acompañaron en el mismo.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados