Marvel Saga: Daredevil #5

Daredevil #5. Lugarteniente: Nuevo impulso

Marvel Saga: Daredevil #5«Digamos que he tenido días peores«

 

Hagamos un poco de historia. Corría noviembre de 2001, dos meses atrás el sueño americano se había roto en mil pedazos con los atentados encadenados más atroces de la historia y en medio de esa situación el mundo de los cómics se veía obligado a evolucionar, a plantar un poco más los pies en la tierra y borrar la sonrisa con la que se nos vendían tiempos mejores en el universo superheroico. Así nació el sello Max de Marvel por medio de la serie que cerramos un mes atrás: Jessica Jones (Alias en Estados Unidos). Tan solo un mes después del nacimiento de esta cruda nueva heroína, su autor (que triunfaba con la nueva versión de Spiderman para el universo Ultimate) fue llamado a tomar los frutos del trabajo de Kevin Smith y Joe Quesada durante sus tres años al frente de Daredevil y darles un nuevo impulso que lograra que el Hombre sin Miedo lograra el lugar que le correspondía dentro de la Casa de las Ideas.

 

Y así es como Brian Michael Bendis se encontró, de pronto, al frente de dos de los proyectos más arriesgados y ambiciosos de Marvel (los sellos Ultimate y Max) y encargado de llevar a un personaje tan carismático y a la vez complicado como Matt Murdock a un nuevo nivel que le permitiera sobrevivir a todo lo que el siglo XXI estaba dispuesto a arrojarle. No es posible entender el actual peso de Bendis en la editorial (y en la industria comiquera en general) sin tomar consciencia primero de dónde estaba echando las raíces el autor de Powers. Ahora, que sus versiones de Jessica Jones y Daredevil triunfan a través de Netflix y que su Ultimate Spider-Man se ha convertido en el personaje a rescatar de la difunta línea editorial que inaugurase, conviene que nos fijemos en el trabajo de Bendis a lo largo de estos primeros años. A buen seguro que aprenderemos un par de cosas interesantes.

 

«¿Por qué ir a por mí de repente?«

 

La primera de ellas es que nadie como Bendis entendió esa necesidad de bajar a los héroes de sus pedestales para revolcarlos en el barro. Con Jessica Jones era fácil: era un lienzo en blanco sobre el que dibujar un cuadro repleto de sombras y momentos cuestionables, pero Daredevil era harina de otro costal. No tanto por la vida superheroica del diablo de la Cocina del Infierno, como por su alter ego, la cara pública de Murdock, que comienza este cómic ganando un juicio sonado contra una gran corporación y que lo cierra a punto de toparse con la situación que marcaría sus aventuras durante nada menos que toda la siguiente década. Ahí es nada.

 

Marvel Saga: Daredevil #5

Marvel Saga: Daredevil #5

 

Durante este primer tomo de la larga y fructífera etapa de Bendis y Alex Maleev al frente de la colección del superhéroe ciego vemos como se siembran las semillas de algo mucho más grande. La caída en desgracia de Kingpin, que se relata de forma paralela a la puesta de precio de la cabeza de Matt Murdock, eclosionaría a lo largo de los años posteriores en algunas de las situaciones más trascendentales para comprender la psique del villano que encarnara de una forma tan magistral Vincent D’Onofrio en la pequeña pantalla. Pero son las consecuencias de esta caída las que van a perseguir a Murdock a lo largo de los siguientes tomos y las que significarán su transformación en Ronin (tal y como vimos durante los tomos de los Nuevos Vengadores posteriores a la Civil War) y su definitiva aceptación en las filas de los Vengadores al término de la saga de Miedo Encarnado.

 

«Hay que ser un mendrugo para no asacar tajada de esto, ¿no cree?«

 

Destruir para luego hacer renacer de entre las cenizas. Ya lo hablábamos cuando toqué hace unos días la nueva colección del Doctor Extraño que dirigen Jason Aaaron y Chris Bachalo y ahora volvemos a encontrarnos con un nuevo ejemplo. Bendis se encuentra con un Daredevil un tanto acomodado en las estructuras que ha conocido siempre, con los mismos aliados y enemigos, y en las que tan bien se desenvuelve. Así, el guionista se siente obligado a echar por tierra todo esto para poder hacer crecer al personaje (algo parecido a lo que hizo Mark Waid al llevárselo a San Francisco, pero bastante más drástico) y así ofrecernos a un Hombre sin Miedo mucho más preparado para la nueva situación que nos ha deparado este desconocido y terrorífico tercer milenio.

 

Marvel Saga: Daredevil #5

Marvel Saga: Daredevil #5

 

Alex Maleev es el mejor apoyo de Bendis a lo largo de esta etapa. El dibujante búlgaro tiene un estilo que, al igual que ocurriera con Michael Gaydos en Alias, casa con el estilo callejero y mundano que el guionista pretende imprimir a los cómics de esta nueva etapa para la Casa de las Ideas. Puede que ninguna de las imágenes que veremos en este tomo sean de las que se convierten en icónicas para el personaje, pero (y aunque aún queda tiempo para ver cómo se desarrolla todo), no es esta la función del dibujante en esta ocasión. Maleev es quien coge los guiones de Bendis y los oscurece gráficamente. Es él quien decide cómo va a tener una idea un mayor impacto en los lectores y así nos encontramos con viñetas como las que preceden a estas líneas, que, sin necesidad de palabras (¡este cómic contiene un capítulo mudo de principio a fin!) y en muy pocas imágenes nos cuentan una historia completa y fácilmente entendible.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados