El Inmortal Hulk #18 (#93)

El Inmortal Hulk #18 (#93): Conspiranoia

El Inmortal Hulk #18 (#93)«Es la única respuesta que se me ocurre«

 

¿Es Al Ewing que tiene mucha suerte o soy yo que veo conexiones donde no las hay? Probablemente sea lo segundo, pero lo cierto es que, cuando preparaba la reseña del cómic con el que quería volver a la nueva-nueva-nueva normalidad, me ha asaltado la convicción de que lo que acababa de leer y lo que estamos viviendo en estos últimos días previos a la caída del Estado de Alarma en nuestro país tenían algún tipo de conexión más allá del espacio (Estados Unidos y España), el tiempo (este cómic se publicó hace meses en su versión original) y la temática (el maldito virus y… bueno, un gigante verde y enfadado).

 

Y es que en El Inmortal Hulk #18 (#93) nos encontramos con que Al Ewing nos presenta a un señor de convicciones más bien conservadoras que, ante la caída de todas las redes sociales en manos de Roxxon, trata de mantenerse desinformado por los canales oficiales que Hulk no ha logrado tumbar en su ataque a los servidores de la gran corporación empresarial de Dario Agger. Vemos a este agradable sujeto comiéndose todas y cada una de las mentiras que la poderosa empresa vierte por sus canales en un intento de frenar el creciente movimiento pro-Hulk y también vemos como este profundo lavado de cerebro, al que el protagonista de hoy se presta de muy buena gana, lo conduce a un callejón sin salida ante el que sólo sabe reaccionar con la brutalidad de quien se siente acorralado por una realidad que ni comprende ni ha tratado nunca de entender.

 

«Son los hijos del Diablo«

 

Es como los gilipuertas que hace unas semanas salieron a la calle a protestar porque no les dejaban salir a la calle. Los líderes de los partidos políticos a los que siguen a ciegas les habían dicho que el malvado gobierno les quería encerrados y sumisos y no vieron más salida que la de plantarse en la calle para exigir que les abrieran el Corte Inglés. Sorprendentemente, cuando el mando sanitario ha sido devuelto a las comunidades autónomas en las que sus partidos de referencia gobiernan y éstos (en un gran ejercicio de coherencia) han apostado de pronto por la prudencia, las protestas se han calmado. Bueno, la verdad es que el hecho de que hayan abierto las terrazas y los combinados alcohólicos vuelvan a estar disponibles también ha ayudado. Ya volverán a protestar cuando otros piensen por ellos que eso es lo mejor para el país. Y también le veo una conexión a la terrible historia de Ewing de este mes con las teorías conspiranoicas que unos cuantos palurdos, desde la autoridad intelectual que les confiere ser cantantes acabados o presidentes de universidades de pacotilla, se han dedicado a repetir como cotorras, dando por mala la investigación que, quizás, pueda ser la única vía para recuperar un mundo siquiera parecido al que había antes del largo confinamiento del que apenas sí hemos comenzado a salir.

 

El Inmortal Hulk #18 (#93)

El Inmortal Hulk #18 (#93)

 

Pero lo dicho: este cómic se publicó en febrero (y se escribiría antes) y no había manera de que Ewing hubiera visto venir toda esta situación, si bien en la Norteamérica de Donald Trump, la desinformación y las fake-news son una moneda de cambio tan común que es probable que los tiros fueran por ahí. Pero es que lo bueno de las grandes historias es que tienen un sentido en el momento en que fueron escritas y siguen siendo válidas cuando la situación ha cambiado tanto que pudiera parecer que ya no tienen sentido. El Inmortal Hulk resuena en cada lector y en cada momento de este loquísimo 2020 de una manera diferente. Me muero de ganas por ver cómo evoluciona esta historia en el mundo que amanece tras el confinamiento. Estoy seguro de que esta colección no nos va a decepcionar… siempre y cuando sepamos leerla y luego… pues eso: PENSAR.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados