Eternos #4

Eternos #4: Seres superiores

Eternos #4

«Si te esfuerzas, quizás puedas distinguirlo…«

 

Creo que ya sé por qué esta serie me ha echado para atrás en sus primeros números. Y creo que eso mismo está haciendo que ahora me apetezca seguir sabiendo de ella. Kieron Gillen nos presenta a los Eternos no sólo como unos seres muy poderosos y casi inmortales, nos los dibuja como unos personajes que sienten que su misión, sus orígenes y su escala de poder y conocimientos los sitúan muy por encima del resto de los mortales. Quizás la única constante en todos los personajes que nos han sido presentados en los primeros cuatro números de la colección sea la altanería y el desdén con el que los Eternos tratan a los humanos. Como mucho, vemos a algunos de ellos sintiendo curiosidad por ver cómo se desenvuelven aquellos cuyas vidas quedan enmarcadas en lo que dura un siglo.

 

En este capítulo vemos como Sersi se dirige a parlamentar con los Illuminati (el grupo de ‘grandes mentes’ que componen gente como Tony Stark, Charles Xavier, Pantera Negra… y que ha hundido la pezuña más de una vez tratando de evitar grandes males para la humanidad) acerca de los problemas que asolan a los Eternos. Pero vemos que lo hace como esperando a ver si una chispa del conocimiento de los Eternos se reflejase sobre la vasta y monstruosa nada de la mente de los insignificantes hombres. Al principio, esta actitud (unida a mi profundo desconocimiento sobre estos personajes) me provocó cierta repulsión, pero ahora me intriga saber cuánto tiempo más va a lograr Gillen mantener esta fachada antes de mezclar definitivamente a los Eternos con el resto de los hombres y mujeres de la Tierra, pese lo que les pese.

 

«Soy el mayor compositor que ha existido jamás«

 

Porque me parece que esa es la única dirección posible que puede adoptar esta colección si no quiere quedar aislada y enfrentarse a un destino similar al de los Inhumanos. A los lectores nos gusta leer historias al margen de los grandes eventos y crossovers de la editorial, pero también es cierto que siempre andamos esperando cierta clase de interacción entre los personajes de tal o cual colección. Es una de las marcas de la casa de Marvel, está en su ADN, por lo que leer continuamente historias sobre los Eternos que sólo les involucren a ellos y/o a sus eternos enemigos, los Desviantes, puede terminar resultando tedioso para cualquiera de nosotros.

 

Eternos #4

Eternos #4

 

Este primer arco parece ir encaminado a presentarnos a los personajes (bastante esperable) y a establecer un escenario en el que ni su misión está tan clara como siempre ni su eternidad queda asegurada por las distintas iteraciones de la Máquina que rige sus vidas. A partir de ahí se puede profundizar muy bien en cada uno de los personajes principales que se pretendan salvar y se puede dirigir la historia hacia un punto común con la que veremos en la gran pantalla dentro de unos meses. Entre medias, cuesta poco volver a cogerle el tono al ritmo de las series de Gillen, a su humor y a la manera en que sus personajes se relacionan entre sí. Ya veremos hasta dónde le dejan llegar desde la Casa de las Ideas esta vez.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados