Patrulla X #2: Amanecer de X

Patrulla X #2. Amanecer de X: Hora de aventuras

Patrulla X #2: Amanecer de X«Parece que tenemos un problema«

 

Doble entrega de la serie estrella del universo mutante con una primera parte de pura aventura familiar y otra segunda de índole más ‘global’. Jonathan Hickman sigue poniendo sobre el tablero todas las piezas con las que pretende jugar a lo largo de su (esperemos que larga) etapa al frente de los hombres y mujeres X y retoma un tema que parecía olvidado, el de una isla similar a Krakoa que se perdió en los albores del tiempo, para terminar de darle la vuelta a esa sensación de seguridad que tuvimos fugazmente al principio de este Amanecer de X y que se ha ido disipando con X-Force, primero, y con lo que leemos este mes. La nación mutante de Krakoa, por más que se haya aislado del exterior a través de portales y aguas turbulentas, está lejos de estar a salvo de las incursiones de agentes externos y su condición de país y la manera que ha elegido para darse a conocer al mundo y negociar con él le granjea una nueva clase de enemigos que nunca había tenido hasta ahora.

 

Pero yendo por orden, toca hablar primero del X-Men #2 estadounidense. Y en él asistimos a una excursión por el bosque de Scott Summers y sus creciditos (bueno, ahora uno no tanto) hijos Nathan (Cable) y Rachel (Prestigio). La historia puede parecer (y de hecho funciona en ese plan) una simple aventura en la naturaleza para los más serios de los Summer, pero Hickman, que no da puntada sin hilo, convierte el número en el planteamiento de algo mucho más grande. Tan grande como una isla nueva, con sus propios habitantes, su propia historia y sus propios secretos. Quien se esperase que la Patrulla-X de esta etapa iba a comenzar siendo un viaje plácido por el océano debe estar comenzando a buscar el chaleco salvavidas, porque desde la primera curva (ese X-Force #1 que tan torcido nos ha dejado el culo) el viaje promete de todo menos tranquilidad y días soleados.

 

«Vestí de amarillo en su funeral, por si no te acuerdas«

 

A continuación nos encontramos con la historia de una incursión en Krakoa que nadie se esperaba. Uno supondría que veríamos atravesar las defensas de la isla a los Purificadores, los Centinelas o a los Vengadores en modo ‘muerte y destrucción a los mutantes y su nación’, pero no a un agradable grupo de ancianas que me recuerdan a las Chicas de Oro y que buscan destruir a la humanidad para salvar el mundo. Un propósito tan loable como psicópata. Sus argumentos me recuerdan, de una manera inquietante a los de muchos iluminados que hoy en día se alegran de los millares que han muerto y la crisis que se avecina para las economías de la mayor parte del planeta (sobre todo para los países más desfavorecidos, eso no lo olvidemos nunca) porque, dicen, la catástrofe que supone el Covid-19 es justo lo que el planeta necesitaba para oxigenarse y librarse de lo más caduco y rancio. Será que los abuelos de estas personas son inmunes al virus. O será que no tienen abuela. Se comportan como tales.

 

Patrulla X #2: Amanecer de X

Patrulla X #2: Amanecer de X

 

En fin. En este numero doble Jonathan Hickman sigue sentando las bases del funcionamiento de la serie central del universo mutante, pero ya deja clarísimo que va a haber muy pocos capítulos tranquilos a lo largo de su etapa. En su Patrulla-X vamos a ver desfilar a toda una nueva galería de villanos y peligros que sumar a los que ya conocíamos de siempre asociados a los mutantes. La renovación que prometió el guionista no pasa sólo por llevar a estos personajes a un nuevo escenario, sino que también significa enfrentarlos a una miríada de nuevas situaciones que no siempre van a poder solucionar peleando. La gozada que constituyó la lectura de Dinastía y Potencias de X se continúa a través de la colección principal. Son buenos tiempos para los mutantes.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados