Ultimates #1

Ultimates de Al Ewing. Empieza por lo imposible: Cósmica avanzada

Panini Cómics suma una nueva cabecera a su línea Marvel Now! Deluxe. Se trata, nada menos, que de los Ultimates de Al Ewing, una colección surgida de las consecuencias de las Secret Wars de Jonathan Hickman y que tomaba el testigo (figurado) de los Ultimates con los que Mark Millar revolucionó el malogrado universo Ultimate.

 

Ultimates #1

Ultimates #1

 

De aquella versión de los Vengadores que impregnara incluso el salto a la gran pantalla de los personajes, poco hay más allá del nombre. Hay que coger con pinzas las buenas palabras de Ewing en el prólogo del volumen, donde viene a decir que espera estar a la altura de las anteriores interaciones de la cabecera. Por más que compartan nombre y que desde Marvel consideren a estos Ultimates el «volumen 3» de la serie; insisto, más allá del nombre no comparten nada.

 

Esta es una aventura difícil, no apta para neófitos. Tanto su génesis como su posterior desarrollo están íntimamente relacionados con las citadas Secret Wars y con el legado cósmico de Hickman. Hay, además, referencias a eventos como La guerra de Ultrón o las fronteras exploradas por Los 4 Fantásticos. Personajes y entidades como Galactus, Eternidad, Thanos… hacen acto de presencia en una aventura con lazos -sutiles y evidentes- con colecciones como Estela Plateada de Dan Slott o que en el futuro tendrían cierta resonancia en otros proyectos del propio Ewing como Vengadores: Sin rendición o sus Defensores.

 

No es nada recomendable encarar estos Ultimates sin bagaje en el universo Marvel, sobre todo en lo referente a cuestiones más o menos teóricas respecto al funcionamiento de su cosmos. Y es que, a su manera, esta serie viene desarrollar y concretar algunos de los conceptos tocados por Hickman en sus Secret Wars que, recordemos, dieron lugar a la destrucción del omniverso y el nacimiento de uno nuevo.

 

Grandes y complejas cuestiones que se entremezclan -por si fuera poco- con asuntos más «mundanos». Teniendo a Carol Danvers como una de sus principales protagonistas, el terremoto de Civil War II pilla de lleno a la colección. Ewing plantea una cabecera que quiere hacerse sentir en todos los rincones de la editorial. Una ambición que, necesariamente, requiere de estrechar lazos aquí y allá con eventos y realidades de otras series.

 

Pero entonces, ¿no es recomendable? En absoluto. Al más puro estilo imaginauta, cualquier cosa es posible en Ultimates, pero toca tantos conceptos que -como decía- aconsejan tener presente el contexto en el que surge para no solo no perderse, sino asimilar y disfrutar de sus intenciones. Al mismo tiempo resulta extremadamente interesante porque, al querer mirar más allá de las estrellas, Ewing va dando forma a las fronteras -visibles e invisibles- del multiverso marvelita.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados