Zom 100

Zom 100 #4: Un oasis en el infierno

Zom 100Cuarto tomo ya de Zom 100: 100 cosas que quiero hacer antes de convertirme en zombi, el divertido manga con el que Panini Manga nos enseña a sobrevivir a un apocalipsis de muertos vivientes sin renunciar a los pequeños placeres de la vida. De momento la aventura le está saliendo bien a Akira Tendô: no solo ha logrado escapar del trabajo que le está succionando la vida, sino que ha recuperado viejas amistades, hecho otras nuevas y está cumpliendo muchos de los sueños y deseos que hasta ahora no había podido atender. El único problema es ese, estar en medio del fin del mundo, pero no se peude tener todo.

 

«Ni en mis sueños imaginé que días como este podían existir«

 

Este nuevo volumen da la oportunidad a nuestros temerarios protagonistas de relajarse y recordar cómo eran las cosas antes del alzamiento de los zombis. Un pequeño y agradecido respiro que permite a Kotaro Takata y Haro Aso reorganizar el escenario y plantear los retos que enfrentaran los personajes próximamente. Salir de la gran ciudad y acometer el viaje en busca de los padres de Akira en su pueblo natal ha resultado ser una decisión muy acertada por parte de los autores, pues les ha permitido abordar una mayor variedad de aventuras que en el marco de Tokio corrían el peligro de encallarse y empezar a repetirse. Así, si en el tomo anterior conocimos a una surete de Negan venida a menos, en este aprendemos a hacer una robusta casa del árbol o descubrimos interesantes curiosidades sobre los baños termales japoneses.

 

«¡Muchas gracias por amar tan fervientemente nuestra cultura!«

 

En el camino, además, conocemos a una nueva integrante de este peculiar grupo que ya desde el primer momento da muestras de lo que es capaz de hacer. Añadir a una nueva protagonista no sirve solo para reforzar esa idea de variedad en las aventuras, sino que aporta flexibilidad y facilita el trabajo de guion para determinadas situaciones. Esto es, poder separar al grupo por parejas y que Kenichirô no quede reducido a una función de aguantavelas. Porque sí, como era previsible, la subtrama romántica entre Shizuka y Akira empieza a tomar forma. Entre integrar a Beatrix en el equipo y dar espacio al incipiente romance, los autores aligeran la carga de amenazas y exploran unas situaciones más «relajadas» que dan un halo de esperanza a los protagonistas. Un pequeño oasis en un mundo que se ha vuelto loco… por la carne humana.

 

Zom 100

 

Como shōnen Zom 100 no descubre nada. Es más, resulta bastante convencional y es fácil aventurar qué tipo de giros y situaciones se van a ir dando. Pero es extremadamente eficaz. Más allá de que las diferentes tramas funcionen bien o que el tono entre los destellos de terror, la aventura y la comedia esté equilibrado, lo que engancha del manga de Aso y Takata son sus personajes protagonistas. Encabezados por Akira, el cuarteto protagonista es muy carismático. Apetece acompañarles con los ojos cerrados allá donde vayan. Y en esas estamos, esperando con ganas el quinto tomo de la colección.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados