Superman y Lois Lane

Superman #45-46: Indignados a medio gas

SupermanECC Ediciones sigue editando puntualmente las aventuras del hombre de acero bajo la cabecera Superman, una colección en la que se integran las dos series regulares editadas en el mercado norteamericano, Superman y Action Comics. En el post que nos ocupa repasamos Superman #45 y Superman #46, ambas grapas disponibles en tiendas a un precio de 3.50€ cada una.

 

Con Clark de vuelta al look del inicio del nu52, ese de vaqueros y camiseta ceñida, nos encontramos ante un arco argumental en el que nuestro héroe ha visto su identidad secreta comprometida (a estas alturas hasta el apuntador sabe que es Superman) y debe luchar contra una poderosa organización criminal que, entre otras cosas, trafica con armas y está a la última en tecnología, y cuya sede central se nos presenta como una versión siniestra de Tomorrowland.

 

La trama que envuelve a Superman, dibujada por John Romita Jr. sigue explorando la habilidad explosiva recientemente descubierta por el kriptoniano. La llegada de Gene Luen Yang a los guiones no mejora en exceso lo visto en los últimos números, de hecho las consecuencias de este nuevo poder de Kal-El ya están más que sobreexplotadas y, en este aspecto, los guiones tienden a ser bastante reiterativos. El interés de la aventura radica en ver cómo funciona la dinámica entre Lois y Clark una vez que esta ha descubierto la doble vida de su amigo.

 

En Action Comics, la historia escrita por Greg Pak, tenemos a Superman peleándose con una enorme criatura sombra al tiempo que nos hace partícipes de todos sus pensamientos, como si las viñetas no fueran lo suficientemente explícitas respecto a lo que está pasando. Superman ha perdido sus poderes y cree que los lectores hemos perdido la inteligencia. Esta aventura se sitúa un tiempo posterior a los acontecimientos de Superman, con lo que el statu quo del hombre de acero está lejos de ser el que era. Poderes menguados, sin una identidad civil que proteger, las autoridades acorralándole y con Metrópolis divida en dos respecto a si le siguen amando o han empezado a odiarlo. Ante tales dificultades el kriptoniano ha adoptado una actitud que recuerda al de los inicios de la etapa, con Grant Morrison al frente, los del Superman indignado que se enfangaba de verdad para proteger al ciudadano de a pie frente a las injusticias.

 

Superman y Lois Lane

 

Con la acción concentrada en una pequeña calle en la que Clark lucha no solo contra seres superpoderosos, sino -con ayuda del barrio- a una policía preparada para usar la fuerza para dispersar una protesta pacífica, ese perfil de héroe del pueblo se ve potenciado. Al igual que en Superman, en la historia de Pak lo interesante está en la relación de Kal-El con su entorno, en cómo sus allegados digieren la verdad sobre su vecino y protector. Pero, como en la otra, el guionista no le saca más provecho que para dinamizar un relato de héroes contra villanos bastante insulso.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Artículos relacionados