Comanchería

Comanchería: Ruptura e innovación

En el pasado Festival de Cannes nadie se imaginaría que una película como Comanchería (presentada en ‘Un certain regard’) podría terminar en toda las quinielas de los grandes premios americanos, y casi seis meses después llega a las salas españolas, con tres nominaciones a los Globos de Oro, este peculiar western protagonizado por Chris Pine, Ben Foster y Jeff Bridges que cuenta la historia de como dos hermanos asaltan un banco para acabar con una deuda familiar y empiezan a ser perseguidos por un ranger de Texas.

 

Ben Foster y Chris Pine

 

Leyendo exclusivamente el argumento de la película, a uno no le sorprendería que esta se ambientase en el siglo XIX en un pequeño poblado o rancho y viésemos robustos vaqueros a caballo, una damisela en apuros y carteles de «Wanted», pero lo que hace peculiar y, hasta cierto punto, grande a Comanchería es la capacidad que tiene David Mckenzie de trasladar un género obsoleto al mundo de la era de Internet y los smartphones.

 

Un atraco rodado de manera sencilla con solo cuatro personajes es el punto de arranque de una película que comienza prometiendo mucho, ya que pese a la dureza del asunto el espectador entra con facilidad en la persecución gato-ratón, el salvaje humor negro y la crítica a lo que se conoce como América Profunda; el problema es que esta persecución acaba siendo monótona y se estira demasiado (no debería resultar larga una película que apenas supera los 100 minutos), y esto se debe a los cambios de tono que tiene la cinta. Una vez se relaja toda la carrera, cuando los protagonistas dejan de jugar a polis y cacos entrando a escena el drama familiar, todo empieza a venirse abajo con una catastrófica ruptura del ritmo narrativo y cuando todo parece insalvable, un adrenalínico tramo final despierta al espectador y le permite gozar de una batalla entre indios y vaqueros (ambientada en la actualidad) que es brutal.

 

Lo más potente de la cinta son las interpretaciones de los tres protagonistas (premio con más posibilidades). Ben Foster interpreta al atormentado y chalado padre de familia que arrastra a su hermano (Chris Pine) a llevar a cabo el atraco; sin duda, es una de las parejas más divertidas que nos ha dado el cine este año porque se compenetran de manera estupenda y el amor / odio que profesan sus personajes es único. Chris Pine es un actor a reivindicar en papeles de este tipo, ya que poco a poco demuestra como puede llevar su trabajo más allá del blockbuster comercial. Jeff Bridges, como siempre, está sonadísimo, pero es genial ver a este hombre en pantalla en un personaje tan oscuro y acabado como el ranger Marcus Hamilton; ahora sí, no se olviden de activar los subtítulos.

 

Comanchería es una película irregular pero disfrutable y es irreprochable su capacidad para reinventar un género y acercar un cine más alternativo a todo tipo de público.

Acerca de Alex Manzano

Avatar de Alex Manzano

Cine, arte y tebeos. Amarás el musical sobre todas las cosas. John Cameron Mitchel es mi dios. Si quieres encontrarme, busca en mi habitación. Si no, en cualquier rincón de Madrid.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados