Feliz día de tu muerte 2

Feliz día de tu muerte 2: Die and Repeat

¡Qué oportunidad desaprovechada! Christopher Landon se lía la manta a la cabeza y además de repetir en la dirección, se atreve con la escritura de la secuela de la divertidísima Feliz día de tu muerte. Pero como dice el dicho “quien mucho abarca, poco aprieta” Landon abre caminos interesantes, que exploran el potencial de la premisa, pero acaba recorriendo el mismo sendero que el guionista Scott Lobdell en la primera entrega, mutilando el efecto sorpresa y buena parte del potencial que se le presuponía a la cinta.

 

Jessica Rothe e Israel Broussard

 

Feliz día de tu muerte 2 ofrece un primer acto formidable. Juega a ser Regreso al futuro 2 (película que citan los propios personajes) dándole una imaginativa vuelta de tuerca al concepto original. Si en aquella Marty McFly debía evitar cruzarse consigo mismo por cuestiones de paradojas temporales, en esta Landon explora las posibilidades que le ofrece atrapar en el bucle temporal a un nuevo personaje, convirtiendo a Tree (Jessica Rothe) en la “experta” a quien pedir ayuda para salvar la situación, y abre la propuesta a la ciencia ficción jugando con conceptos tan ambiciosos como el multiverso.

 

Phi Vu, Jessica Rothe, Israel Broussard, Sarah Yarkin y Suraj Sharma

 

Ya sea por comodidad o falta de valentía, las interesantes ideas propuestas en el primer acto se diluyen llegados al nudo de la historia, cuando esta ha de tomar cuerpo y desarrollar el conflicto. En este punto el director parece dar un paso atrás y se limita a replicar las soluciones de la cinta original. Tree se sitúa de nuevo en el centro de la acción y del mortal bucle, viéndose obligada a revivir el ciclo de muerte – repetición – muerte una vez más para salir victoriosa. Por el camino, algunas de las reglas que se habían establecido en el primer filme son forzadas para encajar en la nueva propuesta y algunas de las subtramas abiertas en el primer acto son barridas bajo la alfombra, no se vuelve a saber de ellas. Obviamente el título funciona, la base es buena y el juego de “atrapado en el tiempo” (con los matices añadidos en esta secuela) ofrece muchas posibilidades para la comedia. El pero es, como decía, la pérdida de novedad y la sensación de estar recorriendo senderos ya conocidos.

 

Jessica Rothe y Phi Vu

 

De esta forma nos plantamos en un tercer y último acto en el que el director vuelve virar el rumbo de la propuesta para profundizar en las emociones de su protagonista. Tree se enfrenta a una decisión trascendental que marcará el resto de su vida. Esta sobrecarga dramática en el arco de la heroína se ve equilibrado por un redoble en la comedia, más frenética y desatada, presentándose la ocasión para que Rachel Matthews (Danielle) -un tanto desaprovechada en el filme anterior respecto a otros personajes- pueda tener su momento de gloria. El recorrido de Feliz día de tu muerte 2 hasta llegar a su disparatado (y presumible) desenlace resulta efectivo, pero convencional. La fórmula funciona, aunque sin tomar riesgos es muy probable que se agote antes de lo deseable por todos. La escena postcréditos, con un evidente guiño a la sci-fi nos deja, sin embargo, con una agradabilísimo sabor de boca, por más que sepamos que no tendrá más recorrido.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados