La llamada de lo salvaje

La llamada de lo salvaje: El Rey Perruno

Parece que se ha vuelto a adoptar la fórmula de querer imitar a las aventuras familiar de los años 90 en pleno 2020. El primero en llegarnos fue Sonic: La película que, tras toda la polémica creada a su alrededor por el diseño del personaje de Sega, parece que ha conseguido cautivar a la audiencia. Ahora le toca el turno a La llamada de lo salvaje, cinta que supone el debut en la dirección de imagen real de Chris Sanders (responsable de la primera Cómo entrenar a tu dragón), que supone la adaptación de la novela de éxito del mismo nombre de Jack London. La llamada de lo salvaje es la historia de un perro llamado Buck que emprende un viaje de aprendizaje y de mostrar realmente aquello que ha tenido oculto tanto tiempo. También es una historia sobre cual es el verdadero hogar y el objetivo que tenemos cada uno en la vida. La llamada de lo salvaje consigue impregnar todo esto en su metraje y, en algún que otro momento, emocionar. Pero el ritmo de la cinta no ayuda demasiado para mantener la atención del espectador. También para los que no hemos leído la novela y nos hemos dejado llevar por el tráiler, es una pequeña decepción que se venda como una cinta de aventuras y supervivencia con toques de mucha acción y se termine convirtiendo en una cinta de aventuras convencional sin demasiados alicientes.

 

Omar Sy

 

Los alicientes que tiene son, quizás, para los más pequeños de la casa. Seguramente ahora mucha gente venga a decirme que sí, que es una película pensada para el público infantil, pues es un cuento infantil, y todo lo que rodea a la historia es para infundir valores a los más pequeños. Hay que recordar que Pixar hace películas de animación para «los más pequeños» pero también son capaces de lanzar mensajes a los adultos sin necesidad de caer en la risa tonta y con una historia realmente compleja. La llamada de lo salvaje quiere hablarle a los más pequeños, quiere decirles que no tengan miedo a mostrar quienes son, a buscar su sitio y a luchar por aquello que quieren. A los adultos directamente nos dice que les dejemos disfrutar, que nuestro momento ya ha pasado y ahora son ellos los que tienen que avanzar. Y puedo compartir todo esto, pero lo malo de la cinta es el ritmo con el que está contado, un ritmo que torna tranquilo y cansino en su mayoría, pero que otras veces quiere como despertar para mantener la atención del espectador. Y creo que todas estas partes están descompensadas una de las otras y cuando suceden captas el interés, pero volvemos a lo tranquilo y la atención se ha perdido.

 

Buck

 

Y creo que en esto juega una mala pasada haber visto el tráiler e ir a ver la película con unas expectativas que luego no se cumplen. Si miramos en detalle el tráiler, la historia de Buck con el personaje de Harrison Ford es poderosa, es de compañeros y parece de toda la vida. También que estamos a punto de ver una historia de aventuras y supervivencia que no darán cuartel al espectador. Que veremos enfrentamientos con osos, que veremos cómo luchan contra la naturaleza (esto en parte es verdad) y que tendremos el corazón en un puño por nuestros protagonistas. Al final, la historia tiene de todo menos la parte de supervivencia y aventura. Es una aventura convencional, una aventura que solo quiere meternos los valores antes mencionados de manera brusca. No voy a negar que los animales hechos por CGI y Buck, también por CGI, tienen carisma. Desde el minuto uno se ha ganado tu corazón y quieres que todo le salga bien, pero por otra parte en muchos momentos te da un poco igual porque sabes que todo va a salir bien. Otro engaño en las campañas de marketing es el tema de Harrison Ford, pues el actor que interpretó a Han Solo en la saga Star Wars arranca como protagonista a los 50 minutos de película. Antes hemos tenido a Omar Sy, que no lo hace mal el tiempo que estamos con él.

 

Harrison Ford

 

Con todo esto no quiero decir que La llamada de lo salvaje sea una mala película. Es una película que quizás llega muchos años tarde. Una cinta que quizás en otra época hubiera tenido una recepción mejor, pero este tipo de aventuras que nos quieren colar como homenaje al cine de los 90 no consigue cumplir su misión en pleno 2020 y termina recordando a muchas otras cintas o quizás se hayan quedado obsoletas por los avances ha tenido el cine en todos estos años. Entretiene en parte, pues tiene secuencias espectaculares, pero cuando se pone nostálgica o quiere emocionarnos terminan sucumbiendo en un ritmo realmente aburrido. Y lo peor que puede pasarle a este tipo de cintas es caer en lo convencional y aburrir. Aún así, en familia se disfrutará. Los más pequeños se reirán con Buck haciendo travesuras y los adultos aprenderán que en algunos años los hijos viajarán por la vida solos. La llamada de lo salvaje podría haber sido una gran película de supervivencia y aventuras y ha terminado siendo una cinta de aventuras más, que no aporta nada nuevo.

Acerca de Christian Leal

Avatar de Christian Leal

Desde niño me apasioné por el séptimo arte, por ello decidí licenciarme en Comunicación Audiovisual, pero después amplié mis miras también hacía la pequeña pantalla en la que devoro, bebo y me alimento de series y cine. Mi vida podría resumirse en un guión de Aaron Sorkin dirigido por David Fincher o Michael Haneke.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados