Nosotros

Nosotros: Ya no creo ná

Jordan Peele nos voló la cabeza con Déjame salir con su excelente sentido del ritmo, la forma de generar angustia en el espectador y de jugar con él relajando la tensión con algún descargo cómico. Sin olvidar la fuerte carga crítica que respiraba el discurso. En Nosotros propone más de lo mismo, pero el resultado no es igual de convincente.

 

Evan Alex

 

De nuevo en modo Juan Palomo, Peele escribe, produce y dirige este thriller de terror que se presenta como una home invasion y muta en un capítulo extralargo de La dimensión desconocida (serie que curiosamente ha rescatado del olvido y prepara una nueva revisión) donde el fantástico y la crítica social le sirven para establecer una feroz metáfora de tintes proféticos sobre la revolución de una sociedad que ya no quiere estar callada, dispuesta a rebelearse por la fuerza contra el desigual y opresivo status quo.

 

En el marco de las ideas Nosotros es un relato muy sugerente, con el potencial necesario para azuzar al espectador y «obligarle» a mirarse en el espejo. Nosotros somos todos. Jordan Peele posee la enorme capacidad de generar atmósferas y conectar sus relatos con la candente actualidad.

 

Evan Alex, Lupita Nyong'o y Shahadi Wright Joseph

 

El problema de Nosotros es que toda esa carga discursiva se diluye porque la historia no resulta verosímil. Propone una premisa muy interesante, pero yerra al plantear la escala de la misma. Déjame salir jugaba en un entorno más o menos controlable y definido y el relato tenía una lógica interna, Peele conocía las normas por las que se regía el mundo que había creado. Quizás por las prisas de querer aprovechar el foco mediático y que la expectación ayudase a su segunda película, el guion de Nosotros no está lo pulido que debería, revelando sus costuras e impidiendo la aplicación de la «suspensión de la incredulidad».

 

En esta ocasión Peele no conoce el funcionamiento interno de su mundo (o lo que es peor, le da igual), lo que lleva a insalvables incongruencias y a exigir al espectador que acepte aspectos que ni siquiera dentro de la premisa fantástica de la película resultan creíbles. Esto deriva en que el público no sea capaz de entrar en el juego propuesto y se cuestione acerca de las normas internas que guían la cinta. En definitiva, que no se crea nada.

 

Madison Curry

 

No se trata de pedir explicaciones o que todo tenga una justificación racional. Se trata de que la naturaleza de la historia sea coherente. Sirva de ejemplo It Follows (cinta que nos encanta y a la que, ya sabéis, acudimos siempre que podemos). En aquella se presentaba un ente que perseguía a la protagonista sin descanso, como un Terminator. Pero David Robert Mitchell no daba ninguna explicación sobre su origen. Era una cuestión que no tenía ninguna importancia porque la lógica interna de la cinta, su background, era consistente. ¿O por qué se acepta sin pestañear que con un chasquido de dedos Thanos haga desaparecer a la mitad del universo? Porque es coherente con las normas por las que se rige dicho universo, no se contradice con la naturaleza del mundo al que pertenece.

 

¿Cómo se podría haber solventado en el caso de Nosotros? Simplemente acotando la escala a un contexto más manejable y aportando uno o dos detalles que cohesionaran los elementos fantásticos. Con este par de matizaciones la estrambótica fachada de género habría aguantado el escrutinio, potenciando (y no hiriendo) todas las virtudes de la película.

 

Lupita Nyong'o

 

Virtudes que, como comentaba al principio, son muchas. Desde el trabajo con un reparto en el que Lupita Nyong’o es perturbadoramente convincente en su doble rol, al medido tempo de la historia, siempre aterrador y agobiante, pero capaz de sorprender con destellos de humor negro, e incluso el sobrecogedor trabajo de Michael Abels en la composición musical. Virtudes ensombrecidas por las cuestiones antes señaladas y que bajan de su pedestal a Jordan Peele.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados