Harley y Hiedra

Batman | Harley y Hiedra: Encantadoras villanas

Nueva lectura de Paul Dini y mismas (buenas) impresiones, así que permitidme si el análisis y las opiniones aquí vertidas no difieren mucho de lo escrito sobre Canario Negro y Zatanna. El guionista norteamericano se mueve como pez en el agua en relatos de aventuras con un tono más bien desenfadado, donde la comedia juega un papel determinante ya no solo para el desarrollo de la historia, sino para conocer y empatizar con sus protagonistas.

 

Harley y Hiedra

 

En este caso, además, Dini cuenta con la mejor de las armas, Harley Quinn. La «villana» es un personaje de creación propia y pocos guionistas como él han sabido sacarle todo su potencial. Ya en Amor loco (historia corta incluida en un estupendo recopilatorio centrado en sus incursiones en el universo gothamita) nos mostraba la «encantadora» dualidad del personaje, capaz de ejecutar las más viles manipulaciones para salirse con la suya y, al mismo tiempo, mostrar una ingenuidad propia de un niño.

 

En Harley y Hiedra, el autor profundiza en la caracterización de su personaje a través de su amistad con Hiedra Venenosa, quien hace de contrapunto perfecto a la locura de la sempiterna esbirra del Joker. Dini (y Judd Winick en la tercera de las historias incluidas en el tomo) exploran la relación entre ambas. El dúo se compenetra a la perfección, al igual que en la serie animada (donde «nació» Harley y se fraguó su amistad con Hiedra) y protagonizan unas disparatadas aventuras llenas de humor, que alcanzan sus cotas máximas cuando los persnonajes no se toman demasiado en serio. Los tres relatos tienen un carácter independiente (entre sí y con otros cómics, series o continuidades varias), lo que los hace accesibles y disfrutables para todo el mundo.

 

Harley y Hiedra

 

La primera de las historias, titulada La apuesta, apenas ocupa ocho páginas y se centra en un juego llevado a cabo por las amigas durante sus horas muertas en Arkham. Escrita por Dini, cuenta con dibujos de Ronnie del Carmen, quien le imprime a la narración un estilo cartoon muy similar al de Bruce Timm.

 

Timm es, precisamente, quien se encarga de ilustrar la miniserie Batman: Harley & Ivy, que conforma el núcleo del tomo. Una aventura dividida en tres capítulos en el que la pareja creativa (Dini / Timm) recuperan las sensaciones que hicieron tan popular a Harley Quinn desde sus primeros tiempos. Una aventura muy divertida que bajo su inocente humor defiende la causa verde de Hiedra y carga con malicia contra el derroche de Hollywood (siguiendo un tono muy similar al de Canario Negro y Zatanna).

 

Hiedra Venenosa

Una página de ‘Harey y Hiedra’, de Paul Dini y Bruce Timm

 

Y cierra el volumen Amor a la fuga, de Judd Winick y Joe Chiodo. Un tebeo claramente inferior a los otros dos en el que los autores hablan de la «difícil» relación entre Harley y su pastelito, el Joker. Los diálogos no terminan de ser tan fluidos como los de Dini (son palabras mayores) y la narración tiene ciertos altibajos, sin encontrar un tono en la comedia muy definido. Sin embargo su lectura sigue resultando entretenida y se deja leer con cierta facilidad.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados