Flash #30

Flash #28-30: De colores

Flash #28«¡Póstrate ante mí, Flash!«

 

Ya lo comenté en relación a la última terna de cómics que publicó ECC sobre el velocista escarlata, pero con lo que se ha leído en la colección de Flash en los últimos tres meses no me queda otra que volver a incidir sobre el tema: Después de que Geoff Johns revolucionara el universo de Green Lantern y su mitología y le insuflara nuevos aires a la colección (que pasó, gracias a su propio Renacimiento, a ser una de las más punteras e interesantes de la editorial) el camino ha quedado más o menos claro para el resto de colecciones. Volver a la raíz, pero sin olvidar el pasado reciente, profundizar en los personajes por encima de los grandes eventos y no dejar de probar suerte con nuevos villanos y nuevas fórmulas que se basen en todo lo que conocemos, pero que le den una nueva vuelta. Es así como aparecieron los distintos cuerpos de Lanterns (verdes, rojos, amarillos, naranja, índigo…) y es de esta forma que en la DC, que se sigue reinventando a día de hoy, surgen nuevas fuerzas para acompañar a la de la velocidad en la colección que escribe el bueno de Joshua Williamson.

 

En Flash #27 asistimos al desembarco de la Fuerza de la Firmeza, que se hizo con el cuerpo del jovencito Trickster, un ‘masilla’ que todos sabíamos que tenía que terminar por caer y que no podría mantener por mucho tiempo su conexión con esta nueva fuente de poder. Efectivamente, el vuelo de este villano renovado termina al poco de comenzar Flash #28, pero sólo lo hace para que la Fuerza de la Sabiduría (ya tenemos otra) tome el lugar de la Firmeza como principal fuente de dolores de cabeza para nuestro protagonista. En esta ocasión le tocará el turno de ganar nuevos poderes a otro de los villanos clásicos y comenzaremos a ver una pauta, si no en los receptáculos, sí en la manera de funcionar de estos nuevos poderes. Así, observamos que Firmeza tiene que ver con gravedad y Sabiduría con empatía. Y esto es verdaderamente interesante porque, más allá de la aparición de nuevas amenazas a las que combatir, se nos presenta todo un nuevo espectro de posibilidades basadas no en un poder concreto, sino en la combinación de la inteligencia, las emociones y el instinto de cada uno de los personajes que se hagan con estas fuerzas.

 

«Estoy intentando aprender a tener paciencia«

 

Se inicia, por tanto, un viaje de Barry Allen a lo largo y ancho del globo a partir de Flash #29 que va a llevar a nuestro protagonista (y a su acompañante, una de las sorpresas más agradables de lo que llevamos de etapa) a visitar algunos de los enclaves clásicos del personaje y a enfrentarse a nuevos e interesantes contrincantes. Esto, sin entrar en muchos más detalles, es algo que (si sale bien) agradeceremos durante mucho tiempo a este guionista. Williamson está renovando el fondo de armario del héroe para hacer de Flash no sólo la fuente de optimismo de la editorial norteamericana, sino un personaje relevante cuyas historias merezca la pena leer no sólo por lo interesante de sus aventuras, sino por lo atractivo de sus villanos y de las fuerzas implicadas en cada confrontación. El Flash de este guionista ha sabido atraparme desde su primer número y sigue, treinta capítulos (dobles) después rayando a muy buen nivel, pese a jugar en un segundo plano frente a Batman, Superman y Wonder Woman.

 

Flash #30

Flash #30

 

Pero es que además de todo lo que está ocurriendo en esta colección actualmente y de lo mucho que os estáis perdiendo si no os habéis dejado conquistar por la Liga de la Justicia de Scott Snyder, Williamson sigue plantando semillas de las aventuras que están por ocurrir. Todo el principio de Flash #30 apunta a unos nuevos villanos frente a los que Barry no sabe muy bien qué hacer y la última página de Flash #29 nos deja con una imagen escalofriante de lo que se está acercando por el retrovisor del héroe. La única pega (por buscarle los tres pies al gato) es que noto como se van solapando esta trama y la de Héroes en Crisis y va a llegar un momento en el que no pueda leer lo que escribe Williamson sin sufrir los más crueles spoilers sobre la serie de Tom King. ¡Qué remedio, habrá que leer ambas!

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados