Hasta que la Muerte nos Separe #1

Hasta que la Muerte nos Separe #1: Un Daredevil japonés

Hasta que la Muerte nos SepareNo percibo los detalles, pero las siluetas son nítidas

 

Nueva licencia editorial de ECC en el terreno del manga. Hasta que la Muerte nos Separe se sitúa en una fina línea entre el shonen (manga para adolescentes) y el seinen (para adultos) con una ligera querencia por el segundo y posee una temática que va desde lo callejero a lo puramente propio de la ciencia ficción. En esta obra nos encontramos con una niña con poderes precognoscitivos (que es una manera enrevesada de decir que puede predecir parte del futuro), con un espadachín ciego (desde Zatoichi, los japoneses tienen un amor especial por este tipo de personajes) y con un montón de criminales esperando a ser perseguidos allí donde la ley tradicional no ha podido llegar.

 

Nos encontramos con una suerte de Daredevil japonés que hereda la temática del samurai ciego y un aspecto visual que recuerda vagamente al de Squall Lionheart (protagonista del juego Final Fantasy VIII) en un manga que en Japón edita la propia Square Enix (que justo este año ha anunciado un juego cuyo protagonista es sordo y a cuyo tráiler este manga me ha recordado en repetidas ocasiones). ¿Dónde nos encontramos la originalidad entonces en esta premisa? Pues en el hecho de que Hiroshi Takashige y Double-S nos proponen una organización creada por los familiares de víctimas de crímenes violentos en el país del sol naciente que se encarga de impartir justicia más allá del imperio de la ley. Una reinterpretación, muy nipona, de los vigilantes americanos como Green Arrow, Batman o el propio Daredevil, aunque con un acceso a la tecnología mucho más cercano a los dos primeros que al tercero.

 

¡¡Ese tío es un monstruo!!

 

Con sorpresa por mi parte, descubro que Hasta que la Muerte nos Separe se lee rápido y fácil. Se trata de un manga repleto de acción y con apenas diálogos farragosos de explicaciones (que también los tiene, ¡que es un manga leñe!). De sus personajes protagonistas conocemos lo justo para funcionar, así que hay mucho donde escarbar en los próximos doce números de la colección (ya cerrada en Japón, donde se publicó entre 2005 y 2015). De Haruka Tooyama no hay mucho que contar, pero del espadachín ciego (Mamoru Hijikata) y de su diseño, con una horrible cicatriz a la altura de los ojos, y sus habilidades excepcionales para el combate hay tomos enteros que desarrollar y eso es un gancho perfecto para los lectores.

 

Hasta que la Muerte nos Separe #1

Hasta que la Muerte nos Separe #1

 

El primer tomo nos presenta a los personajes y nos da un motivo para tenerlos juntos pese a la diferencia de edades e historias pasadas. Presenta también a una organización ‘terrorista’ a la que enfrentar a los protagonistas y un montón de justificaciones científicas para todo lo que vemos en sus páginas, desde los poderes de la niña y hasta la capacidad de la espada de Mamoru para cortar a través del hormigón armado. Lo cierto es que estas explicaciones (muy comunes en el manga por otra parte) son lo único que me ‘sobra’ de esta historia. No necesito tanto saber cómo funcionan las gafas de Mamoru o por qué las imágenes que generan están en un formato tan básico y no en HD, sino que la historia avance de una manera ágil y sin parones. Pero, como digo, este es un precio que estamos dispuestos a pagar los que nos metemos en el mundillo del cómic japonés, así que no es algo con lo que no contase de partida.

 

Hasta que la Muerte nos Separe se promete interesante y entretenido. Sin duda una apuesta a tener en cuenta teniendo en cuenta que ya sabemos su duración total y que en origen ha funcionado lo suficiente como para haberse serializado durante diez años nada menos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *