Issak #2

Issak #2: Poner una pica en Flandes

Issak #2

«¡Lucharemos hasta el último soldado!«

 

Segundo volumen de las aventuras y desventuras del arcabucero japonés por tierras europeas en el siglo XVII. Si el primer tomo de esta colección de Norma Editorial buscaba presentarnos al personaje y dejar claro el asombroso nivel de sus habilidades, esta nueva entrega comienza a ponerlo en cada vez más serios aprietos y aprovecha para presentarnos (no ha tardado mucho) a la némesis de Issak, Lorenzo: un segundo arcabucero también venido del país del sol naciente con el que nuestro protagonista comparte un oscuro pasado y que, como él, ofrece sus habilidades al mejor postor en una Europa consumida por las guerras.

 

Si bien este nuevo capítulo cumple mis expectativas sobre el manga basado en la historia de Shinji Makari, comienza a verse el patrón bajo el que Double-S se mueve. Y es que volvemos a ver a un personaje muy diestro que recibe el ‘apoyo’ de una niña que, por supuesto, desarrolla una suerte de amor adolescente por el protagonista. Pongo lo de apoyo entrecomillado porque en Issak #2 sus funciones se ven reducidas a coser una herida (claro, es mujer, así que sabe coser) y servir de punto de apoyo para el arma del tirador (cosa que, por otro lado, también podría haber hecho una piedra). Se repiten tanto las relaciones entre personajes como algunos de los defectos que destapamos en Hasta que la Muerte nos Separe y, aunque en un manga basado en el mundo de hace cuatro siglos esto tenga algo más de sentido, no deja de ser llamativo ver como se replican ciertas cosas de manera casi idéntica entre ambas obras.

 

«Es una letra oriental, ¿no?«

 

Me hace gracia también la manera chauvinista en la que muchas veces los autores japoneses presentan a sus personajes en territorio extranjero. Issak no es un arcabucero con una misión, es el más sensacional arcabucero y su arma es la más poderosa, capaz de hacer que todo un ejército de media vuelta con tan sólo una tanda de disparos. Me recuerda al doctor Tenma en Monster (de Naoki Urasawa), el mejor neurocirujano de la Alemania previa a la caída del muro de Berlín. O a Master Keaton (del mismo autor), un agente de seguros de la Lloyds metido a detective que le daba mil vueltas a policía y defraudadores por igual. Es parecida a la manera en la que los Estados Unidos nos presentan a sus héroes como los únicos capaces de salvar al mundo y se aleja bastante a la manera española de retratarnos tradicionalmente en las viñetas, tan conscientes como orgullosos de nuestros defectos y limitaciones.

 

Issak #2

Issak #2

 

Issak #2 abandona el aire introductorio del primer volumen y se centra en las motivaciones de su protagonista, mientras lo hace viajar por una Europa que se debate entre el auge y caída de imperios y las colisiones que originó el crecimiento y la dispersión de la reforma Protestante que había tenido lugar un siglo atrás y que a mediados del XVII seguía estando muy reciente en la memoria colectiva (como bien retrata el mangaka en las conversaciones entre padre e hija que nuestro protagonista no termina de entender). Con sus claroscuros, Double-S vuelve a firmar un cómic que da gusto leer: repleto de acción y con una enorme tarea de documentación detrás de cada una de sus páginas.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados