Issak #4

Issak #4: Con la primera luz del quinto día

Issak #4«Respira con tranquilidad, como si estuvieras aspirando un hilito«

 

Tal y como terminó el tercer volumen de Issak y dada la portada de este cuarto número, tenía muchas ganas de hincarle el diente de nuevo a esta serie. Sin embargo, mi gozo en un pozo, el golpe de efecto con el que terminaba la tercera entrega de la obra de Shinki Makari y Double-S no deja de ser un mero arreglo estético que apenas sí tiene relevancia en el cómputo global de lo que leemos en esta ocasión. En fin, en otra ocasión será y, si os soy sincero, no tenías grandes esperanzas en el papel de la chiquilla al cuidado de Issak sabiendo del historial de los autores involucrados. Es lo que hay y uno puede leer sabiendo lo que le espera o dejarlo e ir a por un cómic algo más ‘moderno’.

 

Reflexiones aparte, el cuarto volumen de la colección que publica Norma Editorial sigue enfrascado en la defensa de la ciudad de Rosenheim. El sitio al que se ve sometida por parte de los ejércitos de Spínola se recrudece en esta entrega con la aparición de los cañones y las siniestras tretas del hermano del general fallecido en el segundo volumen de la colección. Los planes y contraplanes que observamos en este cuarto volumen reflejan la crudeza de la guerra, las duras decisiones que han de tomarse durante la batalla y la áspera vida de los pobres en un mundo en el que llevarse algo a la boca a veces era un lujo al alcance de muy pocos y la cultura era un bien preciado del que poca gente podía jactarse.

 

«Hay un montón de cadáveres de los nuestros en medio…«

 

Menciona también Makari el tema de los lazos de sangre y los apoyos que éstos brindan a los contendiente y yo reflexiono en torno al hecho de que esto no ha cambiado en cuatrocientos y pico años. Hoy en día tener familia en un sitio (ya sea ésta natural o política) es tu billete para mantener el estatus social o la llave para utilizar el ascensor que te suba de categoría. Se habla mucho de la excelencia y de la cultura del esfuerzo, pero es más habitual ver sentado en un consejo de dirección (que es el equivalente actual al consejo de regencia de aquella época) al hijo de un CEO que al de un panadero. Es así. Y no porque el primero esté enchufado y mal preparado, sino porque su acceso a una mejor educación y a la posibilidad de relacionarse con distintos círculos de influencia es significativamente diferente que la del segundo. Y… bueno, también (al menos en este país) existe un fuerte porcentaje de amiguetes y enchufados de los que a veces uno duda de si saben limpiarse el culo sin ayuda.

 

Issak #4

Issak #4

 

Si esto es así ahora, cómo no debía ser en una época en la que los reyes trataban de cruzar a su prole con la mitad de las grandes casas europeas en la esperanza de que las alianzas resultantes les permitieran bien ampliar sus fronteras o, al menos, garantizarse un apoyo militar cuando les tocara defenderlas de un tercero. Makari pone como ejemplo a la corona española, porque es la preeminente en la Europa de aquella época, pero casi cualquier otra casa real sirve también y esto queda claro con la (tardía) llegada de los ingleses en la segunda mitad de este volumen.

 

Issak nos muestra su cara más violenta y salvaje en esta entrega y la colección vuelve a quedar por todo lo alto hasta que el quinto de los volúmenes (nueve por ahora) de esta serie llegue a nuestras librerías.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados