Hasta que la Muerte nos Separe #7

Hasta que la Muerte nos Separe #6-7: Familia

Hasta que la Muerte nos Separe #6

«Ya no hay nadie que pueda protegerlo. Está desvalido«

 

Nuevo giro en la serie de Hiroshi Takashige y Double-S que publica ECC en España para tratar de mantenerla atención de los lectores, darle algo más de importancia a los personajes secundarios y potenciar el papel de Haruka, la protagonista que nunca ha ejercido como tal desde que comenzó la publicación de este manga hace ya algo más de un año. Los guionistas tratan, me parece a mí, de hacer que su personaje principal (Mamoru) no se termine por convertir en el One Man Army que son muchos de los protagonistas de las series manga, pero quizás llegan un poco tarde, aunque lo que les sale en su lugar no termina de desagradarme.

 

Ya en Hasta que la Muerte nos Separe #5 asistimos a un cambio en las reglas del juego. La escapada a las montañas de la pareja formada por el espadachín ciego y la adolescente precognitiva se saldaba con un tirón de orejas de Element Network que servía para presentarnos a un nuevo personaje y para (como decía) tratar de dar un papel más relevante a Haruka, aunque sólo fuera como correa con la que sujetar a su protector, para evitar que cometiera una carnicería en su guerra personal contra la injusticia. En estos nuevos volúmenes asistimos a la puesta en práctica de esta estrategia, poniendo sobre el escenario los resultados del entrenamiento de Haruka y su capacidad para evitar situaciones potencialmente peligrosas (para sus amigos o sus enemigos) haciendo uso de sus poderes.

 

«Nos secuestraron y nos pusieron a la venta en el mercado de órganos humanos«

 

También al final del anterior volumen se nos presentaban otros dos nuevos personajes. Dai Ibuki aparecía como el reemplazo de Mamoru, pero rápidamente se revelaba como una versión aun por pulir de nuestro protagonista. Ha pasado tan rápido de ser su sustituto a su aprendiz que ni él mismo ha terminado de asimilarlo. Pero es bien cierto que su carácter y modales le acercan a clásicos como Tahiko (en el manga de Kenshin) o Isidoro (en el de Berserk), sin un poder real como para hacer frente al espadachín protagonista y sí con mucho que aprender a su sombra. También conocimos a Senji Tamagawa, un yakuza que, derrotado por Mamoru, accedía a guiar a nuestros protagonistas hacia la base enemiga. En Hasta que la Muerte nos Separe #6 el personaje se hace fijo, asumiendo un rol muy similar al de Yamcha en Dragon Ball.

 

Hasta que la Muerte nos Separe #6

Hasta que la Muerte nos Separe #6

 

Lo que pretendo contar con todo esto es que Takashige y Double-S han venido a formar otro de los clásicos que ya vimos en los mangas de Nobuhiro Watsuki y Kentaro Miura. Pasamos del espadachín solitario y de pasado turbulento al protector de una creciente familia de personajes que bien dependen de él o bien han elegido crecer a su lado. Quizás esto no mine su sempiterno protagonista, pero es una fórmula que ya ha funcionado en el pasado para que el lector desarrolle empatía por los personajes y los vea más humanos y reales.

 

«¡Yo protegeré a la señorita!«

 

Entre el sexto y el séptimo volúmenes de la historia entran en acción otros dos personajes que me han sorprendido. No ya por sus características o por su peso en la trama, sino porque son préstamos de otras series abiertas (en Japón) para ayudar en el desarrollo de ésta. El primero, la Égida, se nos presenta como una nueva suerte de «antagonista» para Mamoru, un protector o un guardaespaldas que va a tener cierto peso en la trama que está por arrancar en torno a la gran organización que lleva operando en la sombra desde el primer volumen del manga. El otro, Jesus, nos es presentado en un largo flashback que nos cuenta, por fin, de dónde viene la ceguera de Mamoru y cuáles fueron los sucesos traumáticos que forjaron su carácter.

 

Hasta que la Muerte nos Separe #7

Hasta que la Muerte nos Separe #7

 

Al igual que pasa con la Égida, el papel de Jesus parece destinado a ser tangencial a la trama. Sin embargo, se trata de un personaje de enorme carisma y él y su entorno van a servir para que Haruka sea por fin protagonista de su propia aventura a partir de la siguiente entrega.

 

Hasta que la Muerte nos Separe ha ganado en interés con estos dos volúmenes. La inclusión de nuevos personajes y el intento de bajar el nivel de presencia de Mamoru en cada paso de la historia le han hecho muy bien a un manga que se adentra ahora en una de sus sagas más importantes.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados