My Hero Academia #24

My Hero Academia #24: La hora del villano

My Hero Academia #24«Tu vida será relatada en todas las escrituras sagradas del presente«

 

Potente número de My Hero Academia. Continuamos, como ya dijimos hace algunos días, con la saga que comenzó en My Hero Academia #23 y que se centra en mejorar las habilidades de los villanos. Si los héroes tenían una suerte de examen por grupos como campo de pruebas para sus nuevos poderes y técnicas los villanos, que han de diferenciarse lo más posible de la gente de la Yûei, se juegan la vida contra un gigantesco seguidor del All For One, primero, y contra todo un nuevo grupo de poderes en la sombra que los van a poner contra las cuerdas y van a obligar a Twice, Toga, Shigaraki y compañía a desarrollar nuevas maneras de destruir y prevalecer si no quieren ser borrados del mapa.

 

Especialmente interesante es el caso de Twice, un villano con un estado mental que se podría definir como delicado en uno de sus días buenos. El personaje ya fue protagonista de uno de los mejores (si no el mejor) capítulos del manga, uno con una trama que parecía casi propia del cómic europeo y que profundizaba en el trauma de este interesante sujeto. Ahora, sometido a una presión superior a la que jamás pudo haberse esperado, con un amigo personal siendo torturado por el enemigo al que pretenden derrotar y con la única familia a la que conoce a punto de ser derrotada por este grupo del que hasta ahora no habíamos oído nada, ahora Twice explota, evoluciona más que ninguno de sus compañeros y logra convertirse en el salvador de sus aliados merced a un uso de su poder que a muchos lectores asiduos del manga nos sonará muchísimo.

 

«Si miles de personas no pueden hacer uso libre de sus poderes, no existe libertad de verdad«

 

Algo parecido vemos en Toga e, intuyo, que veremos en el líder de este grupo en el próximo tomo. Pero no es eso lo que más me ha llamado la atención de este volumen, sino contemplar los enemigos a los que se enfrentan los villanos y darme cuenta de que Kohei Horikoshi ha lanzado a unos adolescentes rebeldes a tratar de aplastar a los adultos que pretenden imponer a la fuerza ideas que ya hace tiempo que quedaron anticuadas y que no aplican para la generación a la que pretenden dominar. En este grupo tenemos a dos altos ejecutivos (de hecho, el segundo de ellos se me antoja un tanto redundante, y no sólo por su poder), a la mandamás (bueno, de acuerdo, también es ejecutiva) de una editorial y a un político. Se nos presentan como el enemigo a batir quienes controlan la economía, la opinión y las leyes del país en el que los héroes y los villanos viven.

 

My Hero Academia #24

My Hero Academia #24

 

Es una idea inteligente por parte de Horikoshi. Quizás sea esta la única manera de hacernos empatizar del todo con los aliados de Shigaraki. Y es que, aunque llevase una veintena de tomos sin conectar con este grupo de inadaptados, es muy fácil ponerse del lado de aquellos que luchan contra el inmovilismo de los poderes establecidos. La batalla que contemplamos en esta entrega de My Hero Academia funciona al nivel físico, pero también es una batalla por el alma de una generación que se siente encadenada a las decisiones de una serie de personas con las que no sienten ningún tipo de conexión y a las que sienten que no deben respeto. Y esto es muy importante en un país como Japón, porque en una nación que valora más que nada en este mundo el respeto a ultranza de las tradiciones y de los mayores, esto quiere decir que cada vez hay más y más chavales que no encajan. Más allá del concepto de héroes y villanos, Horikoshi reflexiona en este tomo sobre la caducidad de los sistemas y la necesidad de que, de cuando en cuando, lleguen unos chavales a derruirlos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados