Liga de la Justicia #23

Liga de la Justicia #22-23: Me da la flojera

Liga de la Justicia #22A Batman no le hubiera pasado

 

Tan pronto como comenzó, se ha acabado. La etapa renacentista de la Liga de la Justicia en ECC ha durado exactamente 23 números (unos dos años) en los que ha tenido mejores y peores momentos, se ha hecho un especial hincapié en restaurar la confianza y las relaciones de amistad dentro del grupo y no ha habido grandes crossovers que la distrajeran, hasta la llegada de Noches Oscuras: Metal, evento que ha marcado el fin de esta época de restauración y que abre un nuevo escenario de cara a la DC que nos llegará en lo que queda de 2018 y, sobre todo, el año que está por estrenar.

 

La puñeta ha llegado con la huida prematura del autor encargado de llevar a cabo esta etapa. Bryan Hitch se piró y desde entonces el tufillo a relato ligero de entretiempos no se le ha desprendido a la colección. Máxime cuando la trama que hemos estado leyendo los últimos meses no ha aportado nada nuevo ni ha tratado de destacar en ningún momento. Justicia Perdida llega a su conclusión con estos dos números y nos deja con cara de tontos al no saber muy bien cómo cerrar y al dedicarse con más ahínco a la promoción de otras series que a la narración de lo que vino a contar. Priest no ha logrado engancharnos en ningún momento y ahora se despide sin que su salida nos importe lo más mínimo.

 

Entre vuestros refugiados se esconden ladrones y asesinos

 

Me da la impresión de que se ha tratado de replicar el efecto del Sin Rendición de la Casa de las Ideas con el que se dio paso a la etapa de Jason Aaron al frente de los Vengadores. Los ingredientes son similares: una gran aventura, la amenaza de un fin para la Liga de la Justicia y un brillante futuro en el horizonte para cerrar la saga y dar paso a lo que está por venir. Sin embargo, Justicia Perdida no contiene ni un gramo de la épica que caracterizó a la miniserie de Jim Zub, Mark Waid, Al Ewing y compañía. Lo que en Marvel fue un canto de homenaje al pasado y al futuro de su supergrupo más famoso en DC se ha convertido en una burda historia sin esperanza ni visos de inspirar a nadie y que, con bastante probabilidad, será olvidada por quien venga detrás de Priest.

 

Liga de la Justicia #23

Liga de la Justicia #23

 

Es una pena, porque en lugar de despedirnos del Renacimiento con una gran historia y dar la bienvenida a la nueva etapa con una sonrisa en el rostro lo hacemos huyendo hacia adelante y sin querer mirar atrás. Justicia Perdida desaparecerá de nuestro recuerdo, engullida por otras historias más relevantes y grandilocuentes y la culpa de todo esto se deberá a una trama que ha pecado de cobardía (al no atreverse a plantear nada que pudiera ser pisado por el siguiente autor) y de verse constreñida por la escasez de tiempo y continuismo. Poco más podemos contar de un fin de fiesta que tan sólo deja un montón de vasos rotos y confeti por el suelo. esperemos que Sin Justicia sea  todo lo que esta saga se ha negado a ser.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados