Mundo Putrefacto

Mundo Putrefacto. El Reino Rojo: … surgen los verdaderos héroes

Mundo Putrefacto

Conocido como es el mundo de La Cosa del Pantano, toca descubrir que ha sido de los familiares y amigos de Animal Man en esta realidad apocalíptica en la que se ha visto sumida La Tierra después de que la Putrefacción se hiciera con el poder y rompiera el equilibrio de la naturaleza. El Reino Rojo aborda la odisea de Buddy Baker (que transcurre en paralelo a la de su aliado vegetal) y pone fin a uno de los eventos más impactantes de este 2013. Y, como era de prever, el tomo dedicado a Frankenstein es un intrascendente complemento del que podemos pasar sin pestañear.

 

Este segundo (o tercer, si contamos a Frankie) tomo se compone de los números #13-18 de Animal Man y los cuadernos #17-18 de Swamp Thing. Los cuatro primeros (Animal Man #13-16) conforman el viaje de Baker en este Mundo Putrefacto, los Swamp Thing y Animal Man #17 hacen las veces de gran acto final de esta terrorífica batalla, con Swamp Thing #18 como punto final y Animal Man #18 como epílogo de una saga que ha requerido un incontable número de sacrificios por parte de sus héroes.

 

Al contrario que en el anterior volumen en El Reino Rojo desaparece la narración en paralelo entre nuestro presente y la realidad apocalíptica, pues la acción nos mete de lleno en este segundo marco temporal para ser testigos de la cruenta batalla entre los últimos resquicios de vida en La Tierra y las fuerzas putrefactas de Anton Arcane. Así mismo, mientras en aquel el tono era un poco más íntimo, con una narración centrada en mostrar como era el mundo y las consecuencias de la guerra perdida, en este todo se vuelve más violento y más físico. La trama está cargada de grandes escenas de acción, pero sin dejar de lado el dramatismo de la situación. Es en este equilibrio entre la épica y el drama que viven los protagonistas lo que hace especial a Mundo Putrefacto, porque bajo la espectacularidad en la que se mueven los acontecimientos (con importantes y sorprendentes apariciones de los grandes héroes de la editorial), se esconde una historia acerca del sacrificio y la responsabilidad. Tanto Baker como Holland deben renunciar a una parte de su humanidad para convertirse en los avatares del rojo y del verde (respectivamente) y poder hacer frente a la amenaza que supone Arcane. La tragedia se palpa en el ambiente y se lleva hasta el final, en una decisión muy valiente (y coherente respecto al desarrollo que han ido llevando las series implicadas) por parte de Jeff Lemire y Scott Snyder, los arquitectos de este crossover, que a buen seguro no dejarán indiferente a nadie.

 

Mundo Putrefacto

 

Y es que a diferencia de otros muchos eventos en los que por muy terribles consecuencias que haya, la situación vuelve a un punto muy cercano al de inicio, en las vidas de La Cosa del Pantano y Animal Man nada volverá a ser lo mismo. Porque ellos tampoco son los mismos.

 

A nivel gráfico, la obra sigue dando fe del enorme talento de sus artistas principales (Yanick Paquette y Steve Pugh) y de los esfuerzos de Timothy Green II por mantener cierta continuidad de trazo con Pugh en las páginas de Animal Man (luciéndose verdaderamente en algunas de sus viñetas, sirvan de ejemplo los retratos que hace de Superman en la página 96 del tomo). La nota discordante la pone Andrew Belanger y su trazo más «acartoonado»  líneas excesivamente gruesas que chocan con el tono más realista que llevan el resto de los autores. Si bien puede chocar de un primer vistazo, ocurre un poco como con el inefable Tony Atkins en Wonder Woman, estamos tan metidos en la historia y esta es tan «guay» que un mal dibujo es incapaz de sacarnos de ella.

 

Mundo Putrefacto ha dejado el listón tan alto que el verdadero reto para nuestros héroes comienza ahora.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados