The Sandman

Sandman #1. Preludios y Nocturnos: Soñé que me despertaba

 

The Sandman num. 1: Preludios y Nocturnos«A fin de cuentas… esta noche habrá resultado provechosa«

 

Hace poco, en una entrevista para El País, Neil Gaiman preguntaba al periodista si era conocido en España. La cuestión puede que le haga enarcar la ceja a más de un aficionado al cómic, pero bien es cierto que en una sociedad que aún considera que los cómics son «cosas de críos» (opinión que comparte desde hace bien poco Nicolas Cage) prácticamente la única manera de darse a conocer por parte de un guionista de cómics pasa por la adaptación cinematográfica de alguna de sus obras. Frank Miller tiene sus Sin City y 300, Alan Moore su Watchmen y su V de Vendetta, Joss Whedon se desmelenó hace nada con su megataquillera Los Vengadores… ¿Y Gaiman? Al autor británico lo vemos reflejado en Stardust y en la maravillosa (aunque minoritaria en España) Los Mundos de Coraline… Dos productos «menores» teniendo en cuenta que la gran creación de este autor entrado en la cincuentena permanece aún inexplorada.

 

O permanecía, ya que ahora parece ser que Warner Bros. se ha puesto las pilas y en poco menos de un mes nos hemos enterado no sólo de que hay proyecto de peli, sino que ésta será guionizada por David S. Goyer (El Caballero Oscuro, El Hombre de Acero) y protagonizada y, ¡atención!, posiblemente dirigida por Joseph Gordon-Levitt, un actor que ha decidido ganarse a pulso el corazón de los fans de los cómics y del cine con detalles como su aparición en El Caballero Oscuro: La Leyenda Renace o su reciente salto a la dirección con Don Jon.

 

 

 

 

No es la primera vez que Warner Bros. trata de llevar una de las mejores obras del mundo de la viñeta a la gran pantalla. Ya a finales de los 90 (y tras su exitosa participación en Pulp Fiction) la productora confió en Roger Avary para que dirigiera la adaptación del tomo que tenemos hoy entre manos (más unos cuantos detalles del segundo: La Casa de Muñecas) que preparaba el dúo responsable del taquillazo conocido como Piratas del Caribe: Ted Elliott y Terry Rossio. El proyecto se fue por el desagüe, pese a la gran relación que nació entre Avary y Gaiman y que culminaría con Beowulf, por la intención del primero de que el filme se basara visualmente en la obra de Jan Švankmajer (autor de cortometrajes como el bizarro La Muerte del Estalinismo en Bohemia), que chocó diametralmente con las intenciones de la Warner.

 

Tras el primer fiasco, la productora volvió a la carga con un guión de William Farmer (escritor de la terrible Jonah Hex) que sería calificado por el propio Gaiman como «no sólo el peor guión de Sandman que haya visto jamás, sino fácilmente el peor guión que haya nunca leído«… Tan mala fue la experiencia que el autor necesitó apartarse temporalmente de las historias de los Eternos para evitar odiar su propia creación. no fue hasta 2007 que Neil Gaiman comentó que lo que Sandman necesitaba era una persona con la obsesión por el material original como la que había impulsado a Peter Jackson a llevar a buen puerto la titánica trilogía de El Señor de los Anillos… Era cuestión de tiempo que alguien se lanzara a la piscina.

 

The Sandman: Anfitriones Imperfectos

 

Sobre las capacidades interpretativas de Gordon-Levitt y su posibilidad de mimetizarse con el personaje no diré nada, pero la empresa de llevar al cine un cómic tan ligado al mundo de los sueños y, por tanto, tan abstracto, tan grotesco y tan hermoso puede ser una tarea casi imposible. El producto resultante puede ser demasiado fiel al cómic (espantando así al público común) o demasiado comercial, lo que supondría la espantada de los amantes de la obra o, peor aún, del propio autor. Sea como fuere, nos esperan ahora meses de elucubrar acerca de qué otro guionista será fichado para el proyecto, quién dará vida (si se me permite la broma) a Muerte, qué partes del cómic entrarán y cuáles no…

 

«Señor Sandman, qué sola estoy…«

 

Pero, ¿qué es eso de Sandman? ¿Ese no era uno de los malos de Spider-man? Aunque parezcan preguntas absurdas, no es la primera vez que oigo a alguien preguntar por este personaje, así que definámoslo un poco.

 

Sandman (el Arenero) es un personaje del folkore celta y anglosajón que, se dice, visita por las noches a los durmientes para esparcir arena sobre sus ojos y hacer así que estos sueñen (se sobreentiende que la arena se convierte después en las legañas al levantarse uno de la cama) DC lo sacó a la palestra por primera vez en 1939 como un superhéroe que, armado con una máscara antigás y una pistola adormecedora, fue uno de los fundadores de la Sociedad de la Justicia de América. Más tarde, en los 70, Joe Simon y Jack Kirby reciclarían al personaje para darle un aspecto más «superheroico» que se convertiría, durante mucho tiempo, en el Sandman oficial para DC.

 

Sin embargo para 1989 el personaje de Simon y Kirby también había pasado a mejor vida y la editorial quiso rescatarle junto con algunas otras viejas glorias poniéndolos en manos de autores potentes de la época. Fue en este punto cuando Gaiman se encontró con el Sueño y cuando Morfeo se hizo con el alma de Gaiman. La visión que el autor imprimió del personaje se alejó radicalmente del concepto del superhéroe clásico y ha quedado impresa con tal fuerza en nuestras retinas que ya es muy difícil, si no imposible, imaginarlo de otro modo que no sea como ese hombre de pelo negro, piel pálida y ojos profundos como la noche cuyas palabras recuerdan a un sueño olvidado o a una pesadilla demasiado vívida. Uno de los Eternos, que ya estaban ahí cuando el hombre pisó por primera vez la Tierra y que seguirán mucho después de que ésta marchite y muera.

 

The Sandman: Una Esperanza en el Infierno

 

El primer volumen, la primera toma de contacto de Gaiman con el personaje, nos cuenta como Sueño es encarcelado durante años por hombres sedientos de poder. Pero es complicado amenazar a un Eterno cuando la vida de un humano no es sino un leve suspiro en su dilatado recorrido y más tarde o más temprano, un Eterno termina por escapar. Preludios y Nocturnos nos habla de la huida de la prisión mortal y de la lucha de Sandman por recuperar los objetos en los que volcó su poder y el reino que una vez fue suyo por derecho.

 

Por el camino veremos a héroes y villanos de Vertigo y DC, personajes conocidos y desconocidos, historias de pie de página y alusiones que traerán cola… The Sandman podría decirse que es un cómic construido a base de breves relatos autoconclusivos que tocan todos los palos, pero siempre al otro lado del vaporoso halo del duermevela. En las historias de Gaiman hay espacio tanto para el humor como para el terror más siniestro y ya sólo el primer tomo (aparte de funcionar perfectamente como una historia independiente) nos sirve para enmarcar multitud de estilos narrativos e historias de base. Todo ello magnificado por un dibujo que también se sale de la norma y que nos permite considerar a esta como una obra de arte a tener en cuenta.

 

The Sandman: El Sueño de los Justos

 

«Hacía tanto tiempo que lo había olvidado…»

 

ECC ha tomado una decisión que no ha sentado demasiado bien a muchos de los que llevaban años pidiendo la reedición de esta joya, pero que a la postre puede que haya sido la elección más sabia. Planeta DeAgostini editó en su momento los tomos de The Sandman en un formato elegante de color negro que ECC ha mantenido posteriormente con The Sandman: ∞ y Leyendas del Abismo. Sin embargo, la actual poseedora de los derechos de distribución del personaje en España y Latinoamérica ha decidido retomar el formato original de diez tomos, que agrupan los capítulos de una forma distinta a como lo hacía Planeta, siendo ahora más fieles a la intención original del autor.

 

La elegancia de Planeta se sacrifica a favor de una cubierta llamativa y hermosa que está hecha para lucir en la estantería. Pero el verdadero tesoro se encuentra de páginas para adentro, con una selección de extras que asombra por su cantidad y el mimo con el que han sido tratados. El precio, arma con la que siempre se han peleado los lectores con la editorial, es de unos ajustadísimos 17.95 euros por cada tomo, lo que los convierte en un producto medianamente accesible y una inversión segura de cara al futuro de nuestras colecciones.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados