The Sandman

Sandman #2. La Casa de Muñecas: Vivir de prestado, soñar para siempre

Sandman #2: La Casa de Muñecas«Y todo ser vivo capaz de soñar, soñó con el amor«

 

En la versión que se preparó en los 90 para el cine de The Sandman, como ya dijimos en la reseña del número anterior, se planteó un «mix» de los argumentos de Preludios y Nocturnos y La Casa de Muñecas de cara a la adaptación al celuloide. La idea partía del noventero concepto cinematográfico de que el héroe SIEMPRE debía tener un interés amoroso y, sinceramente, habría ido muy en contra del espíritu del primer volumen de esta colección, tan onírico y tan oscuro, tan ligado a las sombras y con ese halo de uno contra el mundo que le otorgaba el encarcelamiento y posterior liberación de Morfeo.

 

La Casa de Muñecas recoge el personaje frío y distante del primer volumen e insufla en él sentimientos tales como el amor, el deseo, la amistad o la ira. Se podría decir que Preludios y Nocturnos presenta al escenario y los actores mientras que este segundo tomo nos acerca al protagonista, dotándolo de una humanidad que él dista mucho de sentir.

 

Por otra parte, y al igual que el número de septiembre, La Casa de Muñecas presenta una historia central acompañada por tan sólo una trama añadida, de la que hablaré más abajo. Esto hace que los dos primeros tomos sean los más fáciles de seguir desde un punto de vista cronológico y, dado que este ya nos presenta a un Morfeo en plenitud de sus facultades, que el segundo de ellos tenga un mayor dinamismo y un mayor peso en lo que a los personajes que rodean al protagonista se refiere.

 

«La muerte es cosa de idiotas«

 

Men of Good Fortune, la única historia que no forma parte del hilo central de este tomo, se trata de uno de mis relatos favoritos de este autor. Gaiman nos traslada al siglo XIV para presentarnos a Muerte en otra de las lecciones (la primera la vimos al final del primer volumen) que pretende impartir a su hermano menor sobre la humanidad y las virtudes que esta tiene más allá de la fugacidad de sus vidas.

 

La mayor de los Eternos le permite a Sueño concederle la inmortalidad a un hombre que no desea morir a cambio de que ambos se reúnan cada cien años. Este argumento le permite a Gaiman mostrarnos a un Morfeo poco interesado en los humanos que, poco a poco, comienza a intrigarse por las aventuras y desventuras de la dilatada vida del sujeto de su experimento. A nosotros, la historia nos habla sobre la inmutabilidad del alma humana, sobre el recorrido cíclico y en espiral de la Historia y, por encima de todo, es un alegato a favor de la amistad: una necesidad tan profunda que ni tan siquera un ser más allá de la divinidad se libra de ella.

 

Sandman #2: Men of Good Fortune

 

«Estás soñando, todo es posible«

 

De vuelta a la historia principal, La Casa de Muñecas nos presenta a dos hermanos de Sueño, Deseo y Desesperación, sus tejemanejes para tratar de arrancarle una parcela de poder a su pariente y las consecuencias de sus actos sobre el orden del cosmos. El guionista recupera a un personaje apenas atisbado en el primer volumen para bosquejar una trama en la que se dan la mano temas mundanos y arcanos.

 

Los irrompibles lazos de la familia y la familia como fuente de gran parte de nuestros problemas parecen ser los dos grandes motores de esta historia de hermanos desaparecidos, psicópatas autoconvencidos y fragmentos desgajados del sueño en la que, a modo de simpático (aunque luego no lo es tanto) cameo, podemos contemplar el regreso del Sandman más superheroico.

 

ECC concluye con este tomo la «reconstrucción» de los dominios de Sueño y, aunque no nos regala una colección de extras tan abultada como en otras entregas, sí que nos hace partícipes de una introducción maravillosa a cargo del propio Neil Gaiman.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados