Superman: Las cuatro estaciones

Superman. Las cuatro estaciones: Ojos que ven

Superman: Las cuatro estacionesSin estar entre mis guionistas de referencia, he de reconocer que cuando Jeph Loeb tiene el día, es capaz de obrar auténticas joyas. Más cuando a su lado cuenta con Tim Sale a los lápices. Sirva de ejemplo su Largo Halloween acompañando al Caballero Oscuro. ECC reedita, dentro de la línea Grandes Autores de Superman, el relato Las cuatro estaciones, editado originalmente en 1998, y que supone otro acertado ejemplo.

 

El gran atractivo de esta historia es la capacidad que muestran los autores para emocionarnos hasta puntos insospechados con un personaje que, por lo general, tiende a mirarnos por encima del hombro. Loeb logra humanizar la figura de Superman como pocos escritores han sabido hacerlo. Y lo consigue de la forma más sencilla posible, posando su mirada en Clark Kent y en lo que lo hace igual a nosotros.

 

Para ello sitúan como narradores a algunas de las personas más importantes en la vida del hombre de acero, ya sea en su faceta como Superman (los casos de Lois Lane o Lex Luthor), como en la del hijo de granjeros criado en Smallville (a través de las miradas de Jonathan Kent y Lana Lang). A través de estos cuatro personajes y su implicación emocional con nuestro héroe es como rompemos su coraza y podemos ver y abrazar lo que lo hace ser quién es. Gracias a historias como esta se entiende que el kryptoniano tenga una legión de seguidores tan fiel (y fanática).

 

Cada uno de los capítulos representa una de las estaciones, comenzando por la primavera. Cada una de ellas toma a uno de los personajes citados como narrador y aborda un aspecto diferente del héroe, desde su impacto en el mundo como símbolo, a cómo se enfrenta y aprende a trabajar con sus propias limitaciones.

 

Superman: Las cuatro estaciones

 

Es muy revelador la disposición y el funcionamiento de las estaciones como parte central de la estructura que sigue la novela. La primavera tiene lugar en Smallville, en la época estudiantil del personaje, cuando aún estaba descubriendo sus poderes y no tenía mayores preocupaciones que las de estudiar y ayudar a sus padres. El verano y el otoño, sirven para representar los momentos de mayor apogeo y posterior derrumbe del símbolo en un mundo en el que siempre habrá quienes te ensalcen y quienes intenten arrastrarte al foso por pura envidia. Y por último el invierno… tiempo de tristezas y dudas, pero también de renovación de fuerzas y comienzo de un nuevo ciclo.

 

La propia estructura circular de la obra tiene un fuerte impacto en la narración de la misma, ayudando a Loeb a decidir dónde plasmar las diferentes emociones del personaje, de la pura felicidad a la melancolía o la frustración y la esperanza.

 

Superman: Las cuatro estaciones

 

Además de la miniserie Las cuatro estaciones, este tomo incluye tres historias cortas aparecidas en origen en Superman/Batman Secret Files #1, Superman/Batman #26 y Solo #1, que hacen de excelente epílogo a la historia central y refuerzan la imagen más cercana del superhéroe a través de los ojos de sus más allegados.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados