Yo, Joker

Yo, Joker: El payaso de Bob Hall

Yo, Joker«¿Pena? El Joker no debería sentir pena«

 

Otros Mundos. Así es como publica DC las historias que se alejan tanto de la continuidad de su Multiverso que no tiene cabida en la continuidad principal ni en ninguna de las de los mundos y realidades por donde suelen escaparse los héroes y villanos que tiene en nómina. A veces este sello nos lleva al Salvaje Oeste y a veces nos transporta a mundos de fantasía o a futuros distópicos en los que nuestros héroes no son más que una leyenda de tiempos remotos. Y en ocasiones, como la que nos ocupa hoy, Elseworlds (como se llama el sello en inglés) sirve para profundizar en personajes que ya creíamos conocer de sobra y le da espacio y herramientas a los artistas para que experimenten con los iconos que en otras publicaciones son demasiado sagrados.

 

Bob Hall es un señor de 75 años que ha dirigido teatro y que puede jactarse de ser co-creador de los Vengadores de la Costa Oeste. En 1998 tuvo la oportunidad de escribir sobre uno de los villanos más famosos del mundo del cómic y no la desaprovechó. La historia funcionó tan bien (dentro del rollo alternativo en el que se había programado) que la editorial volvió a darle vía libre dos años después para una historia que desarrollaría en tres números con el Joker también de protagonista y que ECC recopila hoy bajo el título de la primera y más famosa de las dos historias: Yo, Joker.

 

«¡Gracias a Dios que vivimos en un país que respeta la libertad de prensa!«

 

El argumento de esta primera trama nos lleva a un momento indeterminado del futuro en el que Batman ha trascendido al hombre para convertirse en un mito. En una suerte de dios que adora una masa descerebrada y que una vez al año resucita a sus mayores villanos sólo para volverlos a matar a modo de sacrificio y una suerte de Carrera de la Muerte del Año 2000. Hall nos pone en la piel del Joker revivido, que trata de sobrevivir a un Batman homicida y muy alejado de sus maneras clásicas. La historia, que cuenta con un interesante giro, sirve para analizar la figura del héroe en ojos del mayor de sus enemigos y para, sobre todo, criticar el borreguismo de las masas, encantadas de seguir a un psicópata si esto les puede sacar de la miseria de sus vidas.

 

Yo, Joker

Yo, Joker

 

Una crítica muy similar contiene La Hora del Joker. La trama de esta segunda historia es aún más loca que la anterior: Goth TV secuestra a un Joker cuya mente ha quedado embotada por la televisión para lograr hacer que su audiencia suba colocándolo en el centro de un show de telerrealidad. Los mensajes velados de Yo, Joker se vuelven aquí mucho más obvios y directos, criticando al espectador que asiste día a día a las toneladas de basura que se cuelan en nuestras casas a través de platós llenos de gente degradada de la farándula y presentados por seres sin alma (todos sabéis de qué cadena y a qué programa me refiero si pienso que de esto también hay en España, ¿no?). Pero también critica a esos infraseres que han vendido su alma por una cota de audiencia, capaces de mostrarnos lo que no queremos ver y de acabar con cualquier voz disidente en los medios con tal de adormilar nuestros sentidos y volvernos ciegos consumidores de sus productos.

 

Los cómics que nos trae ECC bajo el título de Yo, Joker son coloridos, entretenidos y hasta divertidos. Pero encierran un mensaje oscuro y pesimista sobre una sociedad que ha hallado un exquisito placer en revolcarse en la mierda.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados