Guardianes de la Noche #16

Guardianes de la Noche #16: Es la hora de las tortas

Guardianes de la Noche #16«Sé que sientes un profundo rencor hacia mí…«

 

Se avecinan os*ias como panes. Se va armar una gordísima en Guardianes de la Noche. ¿Por qué? Porque el arco de entrenamiento que comenzó en el número anterior sigue en éste para que de tiempo a que los protagonistas se hagan mucho más fuertes y porque no ha pasado ni una tercera parte de lo que podemos leer en sus páginas y una imagen de tremenda fuerza nos es ofrecida por el manga que publica Norma Editorial en España. Lo que aquí sucede es el equivalente a un canto rodado dejado caer desde lo alto de la colina, o lo que una bola de nieve en idénticas circunstancias (que este artículo se escribe mientras en la calle Filomena hace de las suyas y la referencia era fácil). Sea como fuere, es un punto de no retorno, un suceso que va a precipitar los acontecimientos que nos conducirán, de manera irremediable, al final de esta serie.

 

No le tiembla el pulso a Koyoharu Gotouge. Cualquiera habría pensado, al sernos presentados tal cantidad de Pilares y subalternos de Muzan, que Tanjirô y su creciente grupo de amigos irían pasando de uno en uno, aprendiendo lo que tuvieran que aprender de cada cual, mientras luchaban y hacían caer a las Lunas Superiores y hacían con ello que su líder tuviera que dar la cara. Nada más lejos de la realidad: la mangaka ha sacrificado la posibilidad de una serie más larga por la certeza de saber que nos va a pillar siempre con la guardia baja y por el enorme dinamismo que desprende su historia al no transitar por las estructuras más comunes y conocidas del shonen.

 

«No te preocupes… Todos compartimos ese mismo deseo«

 

Es mejor todavía, porque con toda esta acción y este frenesí, Guardianes de la Noche sigue sabiendo pararse en la historia personal de los personajes implicados para dotarles de mayor profundidad. Olvidándose a veces, incluso, del supuesto protagonista de la historia, que ni tan siquiera es mencionado en el tramo final del presente volumen. Sigo pensando, como ya he dicho en otras ocasiones, que esto es un signo del cambio que se está produciendo en el mundo del cómic japonés, por un lado, y el la propia sociedad nipona, por el otro. Los mangas, como cualquier obra artística, son un buen espejo en el que las sociedades se ven reflejadas y Guardianes de la Noche (así como otros mangas de esta generación) refleja a una sociedad que ya no aspira a que en ella existan dos o tres renglones torcidos y seres excepcionales, sino que se ha ganado a pulso su individualidad. Y una sociedad en la que los valores y las rígidas estructuras familiares van poco a poco cambiando, globalizándose por un lado y evolucionando hacia una realidad propia por el otro.

 

Guardianes de la Noche #16

Guardianes de la Noche #16

 

Nos esperan siete tomos de infarto que, entiendo, tendrán sus subidas y bajadas de tono. Pero en los que añoraremos mucho los plácidos y humorísticos momentos del entrenamiento que nos han regalado en Guardianes de la Noche #16 y el tomo anterior. Cuando termine la saga que ahora comienza o bien habrá terminado el manga o su trama será completamente distinta a la que leíamos hasta el momento en el que Muzan decidió finalmente mover ficha y aplastar al insigne cuerpo de matademonios.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados