Guardianes de la Noche #11

Guardianes de la Noche #11: Juntos somos más fuertes

Guardianes de la Noche #11

«A mí no me presta atención porque soy débil«

 

Nueva entrega de Guardianes de la Noche y nuevo subidón de adrenalina con el cuarto y último tomo centrado en la larguísima batalla que hemos presenciado en el barrio del placer y con nuestros protagonistas (más el pilar del sonido Tengen Uzui) enfrentados a la Sexta Luna Superior. Ha sido una pelea brutal en la que ha habido víctimas inocentes, héroes inesperados, crecimiento para los protagonistas, comedia, drama y un sinfín de sensaciones que, no sé a vosotros, pero a mí me han dejado exhausto. Y todo esto permaneciendo la historia fiel al espíritu que nos ha venido acompañando desde el primer tomo, el mismo espíritu que hace a este shonen distinto de otros y que lo ha aupado a lo más alto de las listas de ventas en su país de origen.

 

Porque ya lo decía con el número anterior, pero me veo obligado a repetirlo: el protagonista de esta historia sería un fiambre a estas alturas de no ser porque gente infinitamente más poderosa que él ha estado luchando a su lado. Obviamente, su crecimiento es más que patente y tanto sus técnicas como su capacidad para evolucionar lo ponen en la senda del resto de ‘pilares’ pero, al menos en este undécimo tomo, aún no ha llegado al nivel necesario como para enfrentarse él solito a enemigos tan poderosos como los que hemos visto en estas páginas y esto coloca a Tanjirô en una posición muy distinta a la de héroes shonen como Goku (Bola de Dragón), Ichigo (Bleach) o Luffy (One Piece) y me recuerda a gente como Deku (My Hero Academia) que me hace pensar si no estará cambiando el modelo de héroe en la sociedad nipona.

 

«De todos modos, las hermanas de los demás me importan una mierda«

 

Pero esto tiene una segunda lectura en la que no me detuve en mi anterior análisis de la serie. Y es que Uzui, el poderoso ninja del sonido (sí, fans de Naruto, sé lo que he escrito) es también incapaz de luchar en solitario contra los hermanos Daki y Gyûtarô. Uno de los más poderosos matademonios se ve necesitado de la ayuda no sólo de los tres novatos a los que hemos ido siguiendo desde el primer volumen, sino que también necesita de la ayuda de sus tres ‘débiles’ esposas. Koyoharu Gotouge ha roto una de las leyes no escritas del shonen al saltarse varios niveles de poder en los enemigos a los que se enfrenta el héroe y ha recurrido directamente a ‘final bosses‘ cada dos por tres, haciendo que cada batalla pueda ser la última para casi cualquiera de los personajes implicados.

 

Guardianes de la Noche #11

Guardianes de la Noche #11

 

Y esto tiene otro efecto asociado. Uno que no se ve muy a menudo en los shonen de peleas (puede que el de Eichiro Oda sea otro ejemplo). Me refiero a que las peleas en Guardianes de la Noche tienden a funcionar de manera muy coral. Con momentos de heroísmo individual, sí, pero también con relevos, ataques combinados y asociaciones entre personajes (y villanos) muy frecuentes, lo que dota a la acción de un gran dinamismo, nos impide aburrirnos en mitad de la justa y contribuye a que salgamos sudando de cada enfrentamiento.

 

Guardianes de la Noche es uno de los shonen manga más exitosos de los últimos tiempos por mérito propio y me está costando horrores ir tomo a tomo y no devorar la historia tan pronto como caen las publicaciones de Norma Editorial en nuestras manos.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados