Guardianes de la Noche #23

Guardianes de la Noche #22-23: Fiel hasta el final

Guardianes de la Noche #22

«¡¡Morid de una vez malditos héroes!!«

 

Se acabó Guardianes de la Noche. Han hecho falta tres tomos, mucha sangre y aún más tragedia para ver cómo terminaba la pelea entre los miembros del Cuerpo Matademonios que seguían en pie y Muzan, el terrorífico dirigente de todos los caminantes nocturnos. Pero ese final ha llegado del mismo modo en que llega la luz del día al final del vigésimo tercer volumen de la colección de Koyoharu Gotouge que ha publicado Norma Editorial en nuestro país. Casi sin avisar y en el momento más frío y tétrico de la madrugada, el cielo clarea y un rayo de sol se aprecia desde el horizonte, trayendo consigo la esperanza y la energías que nos brinda siempre el comienzo de un nuevo día.

 

Hay que reconocerle a Gotouge que ha sabido permanecer fiel al espíritu de su obra hasta sus últimas consecuencias. La batalla contra Muzan no es un uno contra uno ni cuando más pinta tiene de serlo. Los Pilares se enfrentan al demonio en oleadas y, cuando éstos caen momentáneamente y ha de entrar en escena Tanjirô y su respiración del Sol, no es nuestro protagonista en soledad el que combate al causante de su desgraciada historia familiar, sino que se ve apoyado por sus amigos, primero, y por los espíritus y las acciones de quienes cayeron ante este demonio tanto en el tomo anterior como en vidas y eras pasadas. El trabajo en equipo, el apoyo constante por parte de quienes nos quieren y la suma de las fuerzas se mantiene como pilar central de esta historia hasta la última de sus páginas, no renunciando a este espíritu la mangaka en favor de ningún protagonismo circunstancial.

 

«En todos estos siglos nunca han llegado a sanar«

 

También hay que reconocerle a la autora el haber creado un manga apasionante que en tan sólo veintitrés tomos ha logrado contar una historia muy compleja que tenía todos los ingredientes como para haberse alargado por unos cuantos años más a base de entrenamientos y peleas contra sub-jefes. Gotouge ha preferido ir al grano en lugar de dejarse llevar y arriesgar así intensidad a su trama. Lo que nos llevamos a cambio son unos últimos tomos en los que es condenadamente difícil encontrar un hueco para respirar. Siempre está ocurriendo algo y cada dos páginas hay un giro importante para los acontecimientos o un suceso trágico que hace que se nos pare el corazón. Hay un momento, en torno al capítulo 191 de Guardianes de la Noche #22 en el que uno tiene que volver atrás varias veces para cerciorarse de que no se ha saltado páginas ni viñetas en la lectura, tal es el ritmo vertiginoso que le imprime la autora a su historia.

 

Guardianes de la Noche #23

Guardianes de la Noche #23

 

Se deshincha un poco el globo con los últimos coletazos de Muzan (quizás un tanto innecesarios) y con la suerte de epílogo que nos traslada al momento presente, pero, en líneas generales, nos encontramos ante uno de esos mangas que han marcado época en la Shonen Jump y entre los aficionados a la viñeta japonesa. Guardianes de la Noche está con mérito propio en el Olimpo de las grandes obras del shonen japonés.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados