Nuevos Mutantes #14: Reinado de X

Nuevos Mutantes #14. Reinado de X: Mal rollo everywhere

Nuevos Mutantes: Reinado de X #14«¿Crees que puedo ayudarles, aunque esté tan dañada?«

 

Vita Ayala está cocinando un plato muy peligroso con sus Nuevos Mutantes. Al principio le puso algo de azúcar y esto parecía que iba a ser una tarta de cumpleaños con todos los mutantes de nueva generación creciendo y aprendiendo lecciones por el camino, pero la receta ha ido cambiando poco a poco y ahora esos pocos granos de azúcar se han perdido en un océano de amargura… y una pizca de veneno. Las lecciones que aprendan los más jóvenes, si es que las aprenden, parece que les van a llegar con sangre y lágrimas (el sudor se da por supuesto, que son mutantes) y ahora mismo no hay una sola línea argumental, de las muchas que está manejando la guionista, que esté exenta de estos peligrosos ingredientes.

 

Por un lado tenemos a los, llamémoslos así, ‘discípulos de Farouk‘. Entrenados por éste, llevan un par de números experimentando con el intercambio de cuerpos y esto, estando quien está detrás, sólo puede acabar en tragedia. Máxime cuando, cansados de experimentar con seres inanimados, deciden dar un peligroso paso en esta entrega de la colección. Esto nos lleva a Exploradora, que ya ha sufrido de lo lindo por su condición de clon de un clon y que ahora se comienza a ver cada vez más aislada cuando trata de hacer lo correcto frente a la actitud de sus hasta ahora amigos. Lo que está pasando con este personaje no me está gustando nada, porque ya lo hemos leído otras mil millones de veces y, salvo sorpresa mayúscula, no va a terminar bien para ninguno de los implicados, pero sobre todo para ella. A estas dos tramas se une la de la deprimida Loba Venenosa, o la de las excursionistas en Otromundo, que es, quizás, la más liviana de todas estas historias, pero que se cobrará un precio que está por determinar en un futuro no muy lejano.

 

«Desde que mis poderes se manifestaron, cada segundo de mi vida sabía que podría morir«

 

De esta última historia, además, vuelve a salir una reflexión muy importante y que no me parece para nada casual. Las dos amigas que han estado viajando por Otromundo logran, por fin, encontrarse con el desaparecido Joshua, pero éste ha encontrado en esta realidad un sentido para su vida y un lugar de aceptación que no existía en la Tierra más allá de Krakoa. «Si mueres aquí (…) será una muerte permanente«, le dice Karma a su pupilo de forma ominosa. Sin embargo, la contestación del mutante no podía ser más lógica: Resulta que ésa (la de la muerte como un estado ‘permanente’ [con comillas porque estamos en Marvel]) fue la situación de los mutantes durante décadas hasta la llegada del Amanecer de X y nunca pasó nada. La llegada de este nuevo statu quo ha funcionado, según la visión de Ayala, como una especie de flotador para los mutantes. Se agarran a ella como un recurso de auténtica seguridad y lugares como el que se ha convertido en crucial desde X de Espadas se convierten en una suerte de tabú para los mutantes, más que por la prohibición de adentrarse en ellos por el riesgo de muerte que éstos entrañan.

 

Nuevos Mutantes #14: Reinado de X

Nuevos Mutantes #14: Reinado de X

 

Me recuerda esta situación a ese momento en que uno deja de hacer pie y se adentra en aguas profundas cuando va a la playa. Es el mismo mar y la misma agua, pero existe un impulso irrefrenable que nos lleva a permanecer allí donde se concentra la mayor parte de los bañistas, agarrados con los pies a una especie de seguridad que nos niega el no saber qué tenemos por debajo de los mismos. Puede resultar absurdo, pero (si seguimos la línea del razonamiento de la guionista de esta serie) esto parece querer decir que los ciclos de resurrección están, de alguna manera, ‘ablandando’ a los mutantes, más reacios ahora a asumir ciertos riesgos mientras que se lanzan de cabeza a otros muchos. Otra manera de verlo es que este nuevo statu quo está destruyendo la capacidad de los hombres y las mujeres X de vivir la vida en plenitud.

 

Y esto sí que es triste y amargo.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados