X-Force #14: Reinado de X

X-Force #14. Reinado de X: Evolución X

X-Force #14: Reinado de X«Es como cuando escribía la respuesta incorrecta en un examen a propósito«

 

A todos nos toca crecer. Más tarde o más temprano debemos dejar atrás las cosas que nos identifican con la infancia (y no, no hablo de dejar atrás los cómics, los videojuegos o cualquier otro hobby, sino de algo mucho más profundo) y dar el paso de adentrarnos en el estadío de la vida adulta. No porque sea nuestra obligación ni una carga que debamos aceptar, sino porque esta evolución es necesaria para que podamos disfrutar de la vida en plenitud, con la plena responsabilidad sobre nuestras acciones y con el gozo que acarrea el ver como florecen las semillas que vamos plantando a ambos lados del camino que vamos recorriendo. Esto, que es una ley universal para (casi) todos los seres vivos, es mucho más difícil de percibir en la ficción. Normalmente las acciones se centran en un momento muy concreto de la vida de los personajes o éstos son clichés más o menos profundos a los que no se hace evolucionar porque se perdería parte de su sentido para la historia o para el objetivo final de la obra (ahí tenemos a Homer Simpson, a Mafalda…).

 

Sin embargo, los cómics de superhéroes norteamericanos, con las largas vidas de muchos de sus personajes, prácticamente exigen esta evolución. Todos los héroes y todos los villanos, aunque periódicamente pasen por fases de vuelta a las raíces, precisan de un crecimiento que nos permita observarlos desde distintas perspectivas y con distintos ojos. Es por eso que hemos visto a Tony Stark en la ruina o a Thor teniendo que ceder su martillo ante un portador mucho más digno. Y si esto lo vemos con los pesos pesados de cada editorial, más necesaria es esta evolución en ciertos personajes secundarios si los autores no quieren que nos olvidemos de ellos… O si quieren lanzarlos hacia nuevos retos y nuevos horizontes de popularidad. Un caso claro sería el de Kitty Pryde, hoy una mujer X en primera línea de batalla, que comenzó siendo poco más que una cría a las órdenes de la Patrulla-X de hace unas cuantas décadas.

 

«Tú eres lo peor de mí, ¿verdad?«

 

Y este parece ser, por fin, el caso de Quentin Quire. El Chico Omega ha sido una eterna promesa durante más de quince años, ha tenido mil y una oportunidades de dar el salto de simple gamberro a hombre X y, ahora, a manos de un inspirado Benjamin Percy, parece que ha llegado su momento de abandonar el infantilismo y convertirse en la estrella que siempre ha estado destinado a ser. Para ello no ha tenido más que morir un par de centenares de veces en otras tantas misiones de X-Force y ha debido enfrentarse a su peor y más temido enemigo: él mismo.

 

X-Force #14: Reinado de X

X-Force #14: Reinado de X

 

La trama de estos tres cómics puede parecer la de una aventura menor dentro de la colección, pero tiene la extrema importancia de haber dejado una huella imborrable en el carácter de un mutante que acaba de crecer y de cambiar de liga. La única pega (y es una pega muy grande) es el terrible dibujo de Garry Brown. Su estilo, de un feísmo innegable, desdibuja la intensidad de las emociones de los personajes y es capaz de echar fuera del cómic al lector desprevenido. Hay viñetas en las que Jean Grey casi parece un pato de los labios que calza y hay otras, como la que precede a estas líneas, en las que parece que todo lo que está pasando ni le va ni le viene. Una auténtica pena, porque lo que estamos leyendo tiene una importancia capital.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados