Conan Rey #1

Conan Rey #2: La isla del terror

Conan Rey¡Ruge Cimmeria! Volvemos con Conan Rey, la miniserie con la que Jason Aaron y Mahmud Asrar se reencuentran con Conan tras el estupendo re-debut del personaje en Marvel Comics en 2019. Y miniserie con la que el cimmerio vuelve a despedirse de la casa de las ideas después de nuevas «complicaciones» en torno a los derechos del personaje. Disfrutemos, pues, de esta despedida como merece.

 

«Aquella isla era una telaraña«

 

En este segundo número publicado por Panini Cómics se confirma lo que apuntábamos en la reseña del primer capítulo: los autores quieren ver a Conan vivir aventuras en territorios desconocidos y verle morder el polvo. La acción sigue siendo trepidante a pesar de estar acotada en una pequeña isla en la que él es el único hombre vivo. O casi.

 

Por un lado se enfrenta a Thoth-Amon, obcecado con acabar con el guerrero norteño. Y por otro debe blandir su espada contra hordas de muertos que quieren que se les una en su maldición eterna. Una demencial lucha por la supervivencia que se vuelve más siniestra (y hasta cierto punto trágica) a medida que avanza el episodio, cuando los autores desvelan algunos de los misterios sobre la isla y sus habitantes. La historia se rige bajo los parámetros de la fantasía oscura, muy en consonancia con lo que ha sido el trabajo de la dupla Asrar-Aaron con el personaje. Poco a poco han ido introduciendo elementos más propios de terror en sus aventuras para crear una amenaza que se sintiera más peligrosa, con la muerte tornándose en una posibilidad muy real ¿e inevitable? para nuestro protagonista. Ahora, atrapado en una isla del terror junto a uno de sus antagonistas principales, el cimmerio se aferra a su espada como nunca.

 

En paralelo, como bien nos adelanta la portada del número, Aaron y Asrar exploran la relación entre Conan y su hijo Conn, quien un día le sucederá en el trono de Aquilonia. Mediante varios flashbacks vemos las dudas del cimmerio respecto a su papel como padre, temeroso de no haber hecho lo suficiente para convertir a su hijo en un verdadero guerrero como lo fue él. Sin embargo, la apariencia que nos transmite Conn es la contraria, la de ser alguien sumamente preparado a pesar de haber crecido protegido por las comodidades de palacio y no haberse curtido en mil aventuras y batallas como su padre. La promesa de un choque entre ambos está ahí y seguramente sea uno de los focos de interés en la segunda mitad de la miniserie.

Acerca de Daniel Lobato

Avatar de Daniel Lobato

El padre de todos, pero como a Odín, se me suben constantemente a las barbas. Periodista de vocación cinéfila empecé en deportes (que tiene mucho de película) y ahora dejo semillitas en distintos medios online hablando de cine y cómics. También foteo de cuando en cuando y preparo proyectos audiovisuales.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados