El Inmortal Hulk #12 (#87)

El Inmortal Hulk #12 (#87): ¿A alguien le apetece casquería?

El Inmortal Hulk #12 (#87)«¡No tiene nada de humano!«

 

Me ha vuelto a ocurrir. Me explico: suelo leer un cómic y escribir una reseña por día (a veces dos si se da bien) y hoy ya había cumplido de sobras con mis análisis sobre La Guerra de los Reinos  de Jason Aaron e Infinity 8 de Lewis Trondheim (cómic europeo para compensar al americano y no perder la visión plural). Ha sido entonces, en un rato muerto antes de prepararme para cenar, que mi vista se ha posado sobre El Inmortal Hulk #12 (#87) y, sin darme ni cuenta, me lo he leído sin apenas respirar. Y aquí estoy, de nuevo, aporreando las teclas para poder verter sobre ellas mis pensamientos antes de que se enfríen las ideas que me ha suscitado el último capítulo de la genialidad que está perpetrando Al Ewing con la colección.

 

Recuerdo que cuando me hice con el primer número de la colección no las tenía todas conmigo (nadie las tenía). Hulk venía de ser alucinante en las manos de Greg Pak y con el álter ego de Amadeus Cho y ahora volvía a la carne de Bruce Banner con guiones de un escritor más acostumbrado a los chascarrillos que al terror que nos prometía esa primera portada con el gigante verde saliendo de la tumba de su versión humana. Sin embargo, un año y doce números después he de admitir que me estoy quedando sin palabras para describir lo alucinante del largo viaje a través de todos los géneros del horror en el que nos ha embarcado el guionista de Poderosos Vengadores.

 

«Entonces sólo tengo un sitio apropiado en este mundo«

 

No hay en esta entrega dos historias que contar, como sí ocurrió en la anterior, sino que volvemos sobre el enfrentamiento entre la Abominación y Hulk, una pelea entre monstruos que resulta aterradora tanto por su resultado como por sus contendientes. Joe Bennett, el dibujante que más tiempo lleva en esta cabecera, se ha currado un engendro verdaderamente terrorífico que da miedo cuando se enfrenta a Hulk, pero también cuando (al mismo tiempo) le pide clemencia o le suplica que le deje morir. Conviene observar con detenimiento la, de nuevo, sensacional portada de Alex Ross para detenerse en el detalle de los múltiples rostros de la bestia que ha sido creada para dar caza y destruir al goliat esmeralda. Pasamos de enfrentar a nuestro protagonista contra un mercenario inteligente a que pelee contra una bestia inhumana y sin más cerebro que el que utiliza para cazarle de manera incansable. Y la sensación de miedo y persecución es la misma.

 

El Inmortal Hulk #12 (#87)

El Inmortal Hulk #12 (#87)

 

Al lado de estos dos combatientes aparece Betty Ross, pero no la eterna novia de Bruce, ni la poderosa Hulka Roja que fue durante algún tiempo. Aparece como la Arpía, un monstruo gamma más que añadir a la colección y que aún tardaremos en descubrir si es amigo o enemigo del siniestro protagonista de esta colección. Betty es protagonista de la segunda mitad de este número y es la que se queda con algunas de las mejores escenas, incluida una última página que nos vuelve a dejar (una vez más) con el corazón en un puño. Y es que El Inmortal Hulk no es apto para cardíacos, pero todo el resto de valientes que se acerquen a esta serie tienen asegurada la más terrorífica de las diversiones. ¡Me quito el sombrero ante usted, Al Ewing!

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados