El Inmortal Hulk #29 (#105)

El Inmortal Hulk #29 (#105): La batalla de Narciso

El Inmortal Hulk #29 (#105)«Y, por supuesto, reacciona como un niño porque eso es lo que es«

 

Número de transición. Después de la colección de golpes que nos hemos llevado los fans de esta serie con los continuos reveses de los últimos meses, toca hacer balance, ver qué peones nos quedan sobre el tablero de juego y comenzar a situarlos para ese gran final de fiesta que se avecina a tan solo unos cuantos meses de distancia (aunque seguiremos teniendo a Al Ewing al menos hasta este otoño por aquí). Así, en esta entrega nos encontramos con el regreso de Doc Samson (con un nuevo ‘traje’) y con Joe Fixit (POR FIN le llaman así en los cómics de Panini) haciendo honor a su apellido y tratando de arreglar el desaguisado en el que el líder les ha metido a él y al resto de las múltiples personalidades de Bruce Banner.

 

Poco más ocurre en un cómic que se esfuerza tanto en poner en marcha todo lo que hace falta para que la historia llegue a donde tiene que llegar que no le queda tiempo para que, de verdad, pasen cosas en sus páginas. Nos queda entonces a los lectores por reflexionar sobre qué piezas son estas que Ewing se ha reservado para el final: Por un lado tenemos a Samson, el psicólogo de Banner, víctima de su radiación y (quizás) el más normal y el que mejor conoce a las diferentes facetas del gigante verde. Su papel de cara al final parece encaminado al suministro de información a la gente de Alpha Flight y a tratar de razonar con quien sea que quede al final al mando de la criatura gamma más poderosa de la creación. Por otra parte me niego a creer que no volvamos a oír hablar de los Ross, aunque no se me ocurre cómo los utilizará el guionista. Y, finalmente, nos quedan el Hulk infantil que se negó a acabar con el Líder cuando tuvo la oportunidad… y a Joe Fixit.

 

«Últimamente Joe es muy razonable«

 

Me llama la atención que le toque arreglar las cosas a Fixit no sólo por su nombre, sino porque cuando leo sobre él no puedo evitar pensar en los narcisistas a los que he ido conociendo a lo largo de mi vida. Fixit, como unos cuantos hombres y mujeres cuyos nombres desfilan por mi mente, es egoísta, manipulador y (en cierto sentido) muy cobarde. Leo por ahí que lo definen como la versión adolescente y egocéntrica de Banner, pero me cuadra más como una versión absolutamente pagada de sí misma, consciente del poder que le otorga contener al gigante gamma en su interior y siempre dispuesto a utilizarlo a su favor… si la victoria está asegurada. Este tipo de personaje es el peor jugador de equipo, precisamente porque no concibe ese concepto en su interior, acostumbrado a las relaciones de dominancia y sumisión que rigen su vida.

 

El Inmortal Hulk #29 (#105)

El Inmortal Hulk #29 (#105)

 

Ewing ha decidido que una de las personalidades más despreciables de Banner sea la que tome las riendas precisamente porque el Líder, otro narcisista redomado, no ha concebido la posibilidad de aguantarle mientras lleva a cabo sus planes (sean cuales sean) y tampoco cree que alguien así sea capaz de lograr gran cosa sin el concurso del resto de personalidades que él guarda a buen recaudo… o que sencillamente ha destruido. Es por eso que este cómic, sin ser de los que más avanzan en la trama del Inmortal Hulk, contiene ingredientes suficientes como para despertar nuestro interés. No tanto por el aquí y ahora, sino por lo que vaya a hacer Ewing con lo que nos acaba de presentar.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados