El Inmortal Hulk #6 (#81)

El Inmortal Hulk #6 (#81): Viaje al lado oscuro

El Inmortal Hulk #6 (#81)«Pero es aquí donde di mi primer aliento. Donde dejé mi marca«

 

Queda ya muy atrás el tiempo que pasó Hulk siendo Alucinante. Greg Pak tuvo una idea muy válida, a mí entender, al probar a hacer algo distinto con el goliat esmeralda, a hacer que fuera feliz, divertido y dicharachero. Sin embargo Imperio Secreto y Marvel Legacy llegaron para devolver a los héroes y villanos de la Casa de las Ideas a sus roles tradicionales y con los personajes de toda la vida en cada una de sus cabeceras. Hete aquí que fue a Al Ewing al que le tocó hacerse cargo de Bruce Banner y su regreso a las aventuras del piel verde y al guionista de Poderosos Vengadores y la última etapa de los Inhumanos no le apeteció que todo volviera a la normalidad, sino que le sacó punta al modo en el que Hulk había vuelto de la mano del Capi Hydra para plantear un nuevo concepto en la serie que debía comenzar: Bruce Banner puede morir, pero Hulk no. Hulk es inmortal.

 

Lo que llevamos viviendo desde entonces (estos seis número españoles equivalen a diez norteamericanos) es una de las mejores etapas de la colección que se recuerdan. Ewing le ha dado un giro terrorífico a la serie y cada nueva entrega nos aterra y deleita un poquito más que la anterior. Ya el mes pasado me maravillaba con la batalla psicológica y física contra los Vengadores y el posterior despiece y reconstrucción del protagonista (que no héroe) de esta colección, pero es que lo que vemos en el número que nos ocupa hoy va un poquito más allá. De vuelta al lugar donde comenzó su historia, Hulk se enfrenta a un villano al que ha derrotado miles de veces, pero algo ha cambiado, los dos contendientes han cambiado y los límites de lo que se puede contar y dibujar también se han visto afectados por el cambio.

 

«Estamos donde siempre hemos estado. Donde siempre han estado todos«

 

Esto se traduce en una batalla aterradora y visualmente desasosegante como pocas veces hemos visto en un cómic Marvel. Dicen que C.B. Cebulski está apostando por el trabajo colectivo más que por las genialidades individuales. Pero para mí esta serie o los Vengadores de Jason Aaron me hacen dudar de tal afirmación. Lo que leemos en esta grapa y lo que se nos echa encima en el próximo número es una genialidad que a buen seguro ha precisado más de un visto bueno dentro de una Casa de las Ideas poco acostumbrada a la casquería. El Inmortal Hulk es la serie más adulta de la actualidad, con razón Aaron no ha contado con Banner en su equipo: el personaje de Ewing no puede hacer equipo con ningún ser vivo que pretenda seguir respirando a corto-medio plazo.

 

El Inmortal Hulk #6 (#81)

El Inmortal Hulk #6 (#81)

 

El trabajo de Joe Bennett (con el apoyo puntual en la primera parte de esta entrega de un interesante Martin Simmonds) está siendo espectacular. Las historias de Ewing rebosan de oscuridad y malicia, pero son los dibujos del artista los que nos terminan de dejar desasosegados. Su Hulk tiene una sonrisa que asusta y las escenas que nos pinta, a cada cual más macabra que la anterior, son en parte responsables de que este sea uno de los cómics que con más ganas cojo cada mes de la montaña de lecturas pendientes. Los que estéis leyendo la colección al día sabréis a lo que me refiero, los que no, aún estáis a tiempo de embarcaros en uno de los viajes más terroríficos y gratificantes de la Marvel actual.

Acerca de RJ Prous

Avatar de RJ Prous

En la soledad de mi beca Séneca en Zaragoza aprendí a amar el cine mierder. Volví a Madrid para deambular por millones de salas y pases de películas para finalmente acabar trabajando con aviones. Amante del cine y de sus butacas, también leo muchos cómics y, a veces, hasta sé de lo que hablo.

Deja un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados